Qué es la tripofobia

La tripofobia es el miedo, repulsión o asco ocasionado por ver objetos o imágenes que muestran figuras geométricas muy juntas, en especial puntos, hoyos o agujeros muy pequeños. Incluso, también puedes ser a círculos convexos o a rectángulos.

La palabra tripofobia está compuesta por dos palabras: fobia la cual es el miedo irracional a una situación, animal u objeto y “tripo” que viene del griego “trypo” y significa perforación, puntada o el acto de realizar o perforar un agujero.

Aunque es muy poco escuchada o conocida, muchas personas han experimentado de esta particular fobia. De hecho, hasta han padecido de ansiedad, picor y hasta náuseas viendo estos determinados patrones de agujeros aglomerados.

Curiosamente, a pesar del malestar y repulsión que se presentan en las personas, esta fobia no está tipificada como tal en los Manual Estadístico y Diagnóstico de Desórdenes Mentales.

Pero ¿de qué trata como tal la Tripofobia?

¿Has visto alguna vez el fruto del loto? Este crece justo en el centro de dicha flor y se caracteriza por tener una superficie plana llena de muchos agujeros u orificios en los cuales dentro tienen las semillas de esta.

Algunas personas ven esta imagen o incluso las celdas de un panal de abejas y el solo ver la imagen les provoca un gran malestar, náuseas, asco, repulsión y hasta han llegado al miedo o pánico.

Incluso, otros tipos de patrones causan este malestar o asco como los corales, los troncos apilados, las burbujas aglomeradas, los trajes o ropa con lunares y hasta las tabletas de chocolate.

Por lo general, esta repulsión no ocasiona ningún mal a las personas y pueden tener una vida normal y tranquila. Sin embargo, si la tripofobia puede de alguna forma interferir en su vida habitual, es necesario que consulte con un psicólogo para evaluar que le sucede y cómo tratar dicha fobia.

¿Qué ocasiona la tripofobia?

Generalmente, las fobias son causadas por algún incidente que ha marcado a la persona generando un trauma. Incluso, este temor u miedo es causado por alguna otra persona y le ha metido miedo hacia un determinado animal u objeto. Pero, en el caso de la tripofobia, no ocurre de esta manera, pareciera una reacción natural hacia este tipo de patrones que generan este malestar.

Investigaciones han revelado que los síntomas que presentan las personas que padecen de tripofobia, son exactamente los mismos ocasionados cuando observe o se está ante un animal venenoso. Por ejemplo, como las arañas, escorpiones, víboras o serpientes que son, dependiendo de su raza, animales altamente venenosos.

Por ello, investigadores han determinado que posiblemente la tripofobia es simplemente una reacción ocasionada tras la simple evolución humana. Simplemente, si una persona de un animal peligro, éste le causa miedo o repulsión y por ello se aleja con la finalidad de sobrevivir.

Entonces, viéndolo desde este punto de vista, es totalmente normal que las personas que presenten estos síntomas al observar estos determinados patrones determinados geométricos o de agujeros. Simplemente, es una reacción natural que tenemos los humanos a los fines de sobrevivir, que nos provoca un miedo a los fines de alejarnos para sobrevivir.

Sin embargo, otros estudios del tema indican que más bien esta repulsión a estos patrones es debido a la asociación de estos agujeros con las infecciones, parásitos y hasta el tejido en descomposición. Por lo tanto, también se hace valedero que la persona le cause un sobresalto estas formas y así se evita que éste las toques y se infecte.

¿Por qué la ciencia no admite que la tripofobia es una fobia?

Para empezar, la tripofobia no ha sido estudiada a fondo, ni ha tenido investigaciones totalmente serias y abocadas a la misma. De hecho, se empezó a tratar sobre la misma debido a las experiencias que han manifestado las personas a través del Internet.

Incluso, este término no aparecía en los diccionarios y apenas Wikipedia lo empezó a incluir en sus definiciones, debido al interés mostrado por internautas acerca del tema.

Pero, a pesar de todo esto, algunos científicos si han realizado pequeños estudios. Entre ellos se encuentran Geoff Cole y Arnold Wilkins de la Universidad de Essex, quienes se dieron a la tarea de investigar a fondo sobre la reacción que tienen las personas ante estos determinados patrones que causan este malestar.

Por ello, realizaron varios experimentos, entre los cuales mostraban alrededor de más de 200 fotografías de diversas imágenes. Sin embargo, entre las imágenes alternaban estas imágenes que pudiesen ocasionar la tripofobia como panales de abeja, frutos del loto, personas con agujeros en la piel hasta agujeros del queso.

A quienes les mostraban imágenes, debían de indicar si alguna en particular le ocasionaba algún malestar. Y para sorpresa, apenas el 16% de las personas que pasaron por este experimento, indicaron un malestar ante estas imágenes. Mientras que el resto de los encuestados no manifestaron ningún tipo de malestar.

Además, estos investigadores analizaron las imágenes que ocasionan tripofobia a los encuestados y las analizaron, demostrando todas estas que tienen una energía de contraste en las frecuencias espaciales de rango medio y es por ello que al ser observadas causan tanto impacto.

Pero esta investigación no determinó por qué estas imágenes en concreto ocasionan estos malestares a ciertas personas y no a todas. Asimismo, descartan que tenga este tipo de fobia algún origen cultural, como lo tiene la triscaidecafobia que es el miedo irracional y hasta obsesivo hacia el número 13, o que tenga un origen a través de un trauma ocasionado en el pasado.

La tripofobia y la reacción ante los animales venenosos

Otras investigaciones han indicado que la tripofobia está relacionada con la reacción que tiene cuerpo humano ante ciertos animales venenosos. Ciertamente, porque las imágenes que ocasiona esta fobia pudieran asemejarse con la piel de algunos de estos animales venenosos.

Por ello, algunas personas reaccionan con este miedo hacia la imagen, generándoles ansiedad y hasta les aumenta la segregación de adrenalina por el torrente sanguíneo al momento de ver estas imágenes.

Otros experimentos también mostraban estas imágenes mientras que los participantes se les observaban su actividad cerebral mediante resonancias magnéticas. En dichas resonancias, se observó que la persona al ver imágenes tripofóbicas y de animales venenosos, causaban una alta respuesta cerebral.

La tripofobia y las enfermedades

En otro sentido, se maneja que la tripofobia pudiera relacionar el malestar a los agujeros en la piel o cualquier otro material orgánico, con la asociación de enfermedades.

Ya este tipo de investigación o estudio lo manejan especialistas en psicología, en donde las personas son las que manifiestan en las consultas la repulsión ante estos patrones.

Por su parte, también se cree que existe este tipo de miedo o de repulsión ocasionado por el malestar o disgusto que manifiesta la colectividad ante estas imágenes.

Pero a pesar de investigaciones y estudios, las personas seguirán compartiendo estas imágenes tripofóbicas en las redes sociales y compartiendo el malestar o desagrado que les ocasiona las mismas.

[simple-author-box]

Deja un comentario