Para Que Sirve Un TAC – Como Funciona – Beneficios – Historia

El TAC o la tomografía axial computarizada, también se conoce como TC (tomografía computarizada) o escáner. Se podría decir que es una prueba diagnóstica que por medio de la utilización de rayos X permite lograr imágenes radiográficas de la parte interna del organismo. Se pueden obtener en forma de cortes trasversales, como también, si se requiere, en forma de imágenes tridimensionales. En esta oportunidad, nos centraremos en para qué sirve un TAC.

En conclusión, en lugar de conseguir una imagen de proyección, como en el caso de las radiografías convencionales. El TAC obtiene diversas imágenes al ejecutar la fuente de los rayos X, como también los detectores de radiación en los movimientos de rotación en torno al cuerpo. La representación final o el resultado de la imagen tomografía se consigue por medio de la captura de las señales por los detectores, y su proceso posterior, por medio de algoritmos de reconstrucción.

Para qué sirve un TAC

Para qué sirve un TAC

Por lo general, este procedimiento se usa para el diagnóstico de las causas de dolores pélvicos o abdominales. Como también para las enfermedades de los órganos internos, como el colon, el intestino delgado, entre otro. A continuación se detallaran algunas causas:

  1. Infecciones como el pielonefritis, apendicitis, o las acumulaciones de fluidos infectados, también conocidas como los abscesos.
  2. Las enfermedades intestinales inflamatorias, como por ejemplo la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerativa, la cirrosis hepática y la pancreatitis
  3. Varios tipos de cáncer, como de riñón, hígado, páncreas, vejiga o de ovarios. Como también linfoma.
  4. Piedras o arenilla en la vejiga o en los riñones.
  5. En los casos de trauma, lesiones en órganos abdominales tales como el hígado, el bazo, los riñones u otros órganos internos y aneurismas aórticas abdominales (AAA).

La exploración por medio de una tomografía axial computarizada de la pelvis/abdomen también es realizada para:

  1. Guiar varios procedimientos como las biopsias, tratamientos de tumores mínimamente invasivos y drenajes de abscesos.
  2. Evaluar y planear los resultados de alguna cirugía, como por ejemplo, cirugías de trasplantes de órganos.
  3. Planear, estadificar y administrar de forma correctas los tratamientos de radiación para los tumores, como también para vigilar las respuestas a las quimioterapias.

 Para qué sirve un TAC

Historia del TAC

En los soportes de esta novedosa técnica trabajo de manera independiente el ingeniero electrónico sudafricano y físico nacionalizado como norteamericano Allan McLeod Cormack. También trabajo el ingeniero eléctrico e inglés Godfrey Newbold Hounsfield, que se encarga de dirigir el área médica del Laboratorio Central de Investigación de la conocida compañía EMI. Ambos ingenieros de forma compartida obtuvieron en el año 1979 el Premio Nobel de Fisiología o Medicina.

Cormack, en el año 1967 publico sus trabajos sobre el TAC, por lo tanto fue el punto de partida de los trabajos realizados por Hounsfield, que diseño su primera unidad. Los ensayos clínicos comenzaron en el año 1972, y sus resultados realmente sorprendieron a toda la comunidad médica. Se podría decir, que un año antes se obtuvo la primera imagen craneal.

En conclusión, los primeros 5 aparatos para la tomografía axial computarizada se instalaron en Estados Unidos y Reino Unido. Sin embargo, en el año 1974 fue que se pudo obtener la primera TC de un cuerpo entero.

Para qué sirve un TAC

Como funciona un TAC

En gran diversidad de formas, la exploración por medio de un TAC funciona de forma parecida a los demás exámenes realizados con rayos X. Es decir, las distintas partes del cuerpo se encargan de absorben los rayos X en diferentes grados. Dicha crucial diferencia en la absorción es la que permite que dichas partes del cuerpo se distingan entre sí, en las imágenes electrónicas o placas de rayos X del TAC.

En los exámenes de rayos X convencionales, una pequeña cantidad de radiación se dirige y atraviesa la zona de cuerpo que se esté examinando, por lo cual se registra una imagen sobre una especial placa electrónica para los registros de imágenes digitales. En los exámenes de rayos X, los huesos aparecen blancos, los tejidos blandos en órganos tales como el corazón y el hígado se pueden apreciar de gamas de color gris, y el aire se observa en color negro.

Con las exploraciones por TAC, un conjunto de detectores electrónicos de rayos X y numerosos rayos X rotan alrededor de la persona. Por lo cual miden la cantidad de radiación que es absorbida por todo el cuerpo del paciente. En algunos casos, durante la exploración la mesa de examen se mueve, de forma que el haz de los rayos X sigan una trayectoria o recorrido en forma de espiral.

 Para qué sirve un TAC

En que casos se realiza un TAC

La función principal de las tomografías computarizadas son los descartes o diagnósticos de diversas enfermedades. Esta prueba por lo general se usa para poder explorar la presencia de:

  1. Infecciones, también pueden guiar a los especialistas hasta el correcto lugar donde se debe realizar alguna biopsia.
  2. Detectar masas, tumores, o cáncer.
  3. Si se quiere identificar o comprobar alguna fractura de hueso o hemorragias internas.
  4. Explorar los vasos sanguíneos.

Sin embargo, se podría decir que el principal objetivo de una tomografía axial computarizada o TAC puede variar o depende de la zona del cuerpo que se quiera explorar.

Para qué sirve un TAC

Beneficios de un TAC

Las tomografías axiales computarizadas poseen una gran variedad de beneficios, que a continuación se explicaran:

  1. Las imágenes que se obtienen por medio de un TAC no son invasivas, son exactas y no provocan dolor.
  2. Una gran ventaja de este procedimiento, es su capacidad para obtener diversas imágenes de tejidos blandos, huesos, y al mismo tiempo vasos sanguíneos.
  3. En diferencia de los rayos X convencionales, esta exploración por TAC puede brindar imágenes totalmente detalladas de varios tipos de tejidos, huesos, pulmones y/o vasos sanguíneos.
  4. Los exámenes realizados por TAC son muy sencillos y rápidos. En los casos de emergencia, pueden revelar hemorragias internas y lesiones, por lo cual son suficientemente rápidos como para salvar la vida del paciente.
  5. Se ha podido demostrar que esta técnica es una gran herramienta de diagnóstico por imágenes rentables que comprenden una serie amplia de problemas clínicas.
  6. Esta técnica es mucho menos sensible a los movimientos de los pacientes que la RMN.
  7. La TAC a diferencia de la RMN, se puede realizar aunque el paciente tenga implantado cualquier tipo de aparato o dispositivo médico.
  8. Estos diagnósticos por imágenes pueden brindar las imágenes en tiempo real, por lo cual constituyen una buena herramienta para poder guiar los procedimientos que son mínimamente invasivos. Como por ejemplo las aspiraciones por aguja de numerosas áreas del cuerpo, normalmente en pulmones, la pelvis, el abdomen, los huesos, y las biopsias por aspiración.
  9. Los determinados diagnósticos a través de una exploración por TAC pueden eliminar o evitar la necesidad de una biopsia quirúrgica y cirugía exploratoria.
  10. Luego de que se haya realizado el examen, no queda ningún rastro de radiación en el cuerpo.
  11. En estas exploraciones por TAC, los rayos X que se utilizan no deben de poseer inmediatos efectos secundarios.

Para qué sirve un TAC

Deja un comentario