Para Qué Sirve una Remachadora – Tipos, Partes y Cómo puedes usarla

Un remache es un elemento que logra unir piezas a través de distintos métodos de empate. En este sentido, se ha creado una pieza que junta una cantidad importante de otros elementos y que es muy funcional a la hora de colocar clavos, fijar tornillos, tuercas, entre otros. Nos referimos a la remachadora.

¿Qué es y Para Qué Sirve una remachadora?

Una remachadora más que un artefacto monofuncional es un sistema de piezas básicas en el trabajo mecánico que permite realizar remaches. La remachadora generalmente es un conjunto de resortes, palancas y tornillos.

Existen muchos tipos de remachadoras, pero de manera general, podemos dividirlas en dos grandes bloques: las remachadoras domésticas y las remachadoras industriales.

Las remachadoras domésticas, por supuesto, son aquellas utilizadas en casa o en nuestros talleres domésticos y se pueden trabajar de manera manual. Son más sencillas y permiten un trabajo más individual y de acabado simple.

Las remachadoras industriales son aquellas con las que pueden hacerse remaches en serie o remaches en cantidades grandes. Estas son máquinas que funcionan, normalmente, bajo electricidad y son más usadas en empresas dedicadas a reparaciones o elaboración de productos.

Tipos de remachadoras

Hemos visto que una remachadora puede categorizarse en dos grandes bloques según su uso; pero de forma más específica, las remachadoras se clasifican en diferentes tipos que explicaremos a continuación:

Remachadora manual

Es la clásica de tipo doméstico que mencionábamos anteriormente. Es conocida como remachadora POP y se utiliza principalmente como herramienta para trabajar accidentes o remaches en casa.

Remachadora de acordeón

Tiene forma de acordeón y de igual forma, se utiliza para hacer remaches manuales en casa. La peculiaridad de esta remachadora, además de su forma, es que permite usar remaches de 2.4mm, 3.2mm, 4.8mm, 5 mm y 6mm.

Remachadora T-columna

Trabaja con aluminio, acero, cobre y otros materiales delicados. Es una máquina que funciona con aire comprimido y tiene un peso de unos 100 kilogramos. Se trata de una remachadora más profesional y mayormente utilizada a nivel industrial.

Remachadora de bancada

Es un modelo muy parecido a la remachadora anterior, pero cuenta con la diferencia de poseer un punzador intercambiable y es de dimensiones más ligeras, pesa unos 60 kilogramos en promedio.

Cuál es el funcionamiento de una remachadora

El objetivo y acción principal de una remachadora no es más que el remache. La remachadora ejerce una fuerza manual o eléctrica sobre un vástago con una cabeza en una de las partes (un vástago es un tubo o cilindro de metal).

Al ejercer esta potencia sobre el tubo, este se levanta hasta el punto de quebrarse y quedar solo la cabeza de uno de sus extremos que habrá unido las dos piezas que la remachadora habría de juntar, quedando pegadas con posibilidades mínimas de separarse a partir de ahora.

Cómo escoger una remachadora

En este artículo hemos visto alternativas generales y otras más específicas de los tipos de remachadora. Un aparato de esta índole debe ser escogido con relación a tus intereses y al uso que desees darle.

Si lo que deseas es tener una remachadora en casa a fin de trabajar sobre remaches domésticos, como herramienta se seguridad y prevención, te recomendamos los modelos de remachadoras manuales que puedas encontrar en el mercado, hay muchas marcas a distintos costos.

Si, por otro lado, el fin es desde un trabajo industrial o tienes un taller en casa, pero necesita un remache en serie y en cantidades considerables, una remachadora semiprofesional o profesional puede ser una opción.

Las empresas han de declinarse por los equipos más resistentes y con calidad de remache en masa.

Es importante saber que un remache es posible desde un teléfono celular con materiales frágiles y quebradizos, hasta el caucho de un avión. Dependiendo del material a remachar, se escogerá el equipo adecuado.

Costos de las remachadoras

No estamos ante un equipo tan económico en algunos sitios. Sin embargo, es posible encontrar remachadoras manuales (nuevas y usadas) a muy bajos precios. El rango promedio de una máquina manual está entre 14 y 30 Euros.

Por su parte, las remachadoras eléctricas son mucho más costosas y dependiendo de la marca es posible encontrarlas en uno u otro precio. Una remachadora profesional eléctrica puede costar entre 600 y miles de Euros dependiendo su uso y su marca.

También están los modelos que mencionábamos juntan lo mejor de los dos mundos: son profesionales, pero pueden trabajarse en casa con comodidad y practicidad. Las remachadoras semiprofesionales son fáciles de encontrarlas en el mercado por un valor de 70 a 100 Euros.

Conclusiones

Una remachadora quizás no tenga las mismas funciones que un juego de cubiertos en la casa o que una cinta de tirro o que un par de clavos. De igual forma, es un equipo que si tenemos, puede salvarnos enormemente en situaciones embarazosas o aparatosas.

Se nos cayó una puerta de madera, se rompió la ventana, las tablas de la biblioteca se partieron, el cierre se rompió y en fin, como esos, cientos de miles de pequeños y grandes accidentes que pueden suceder.

Al contrario de incidentes, de manera creativa, la remachadora funciona como un excelente aliado. Puede ser un equipo necesario si tenemos algún trabajo de artesanía o fabricación.

Es una pieza imprescindible en costura, en carpintería, ebanistería y talleres de fabricación con metales, plásticos, telas, entre otros.

Sucede que la remachadora es una máquina noble que se adapta a muchos tipos de materiales y que, en función de nuestras necesidades, podemos utilizar como mejor nos convenga.

Lo mejor es invertir en una profesional si de verdad vamos a trabajar con ella desde un uso industrial. Si no, no merece la pena hacer un gasto tan elevado.

Sin dudas, la remachadora manual es una máquina ideal para facilitarnos la vida, para resolver intríngulis cotidianos y para convertir a un par en constructores de casa, porque si bien es cierto que algunos solo le utilizan por emergencia, algunos disfrutan el bricolaje y hasta lo tienen como modo de vida.

La remachadora es la unión de muchas ideas y como conglomerado de máquinas anteriores, su funcionamiento es más amplio y eficaz.

[simple-author-box]

Deja un comentario