3 Afecciones Que Pueden Ser Tratadas Con Pregabalina

La pregabalina es un fármaco antiepiléptico y analgésico usado principalmente en el dolor que se producen a nivel de las estructuras del sistema nervioso, es decir, un dolor neuropático. La pregabalina, además actúa como un antiepiléptico, constituyendo un grupo de medicamentos usados con frecuencia para tratar la epilepsia, pero, además, son efectivos para tratar el dolor.  Asimismo, la pregabalina actúa disminuyendo la cantidad de señales de dolor que los nervios dañados del cuerpo envían al cerebro, estos son algunas de las funciones que cumple el fármaco, sin embargo, más a delante conocerás de manera detallada para que sirve la pregabalina

Debe señalarse, que la pregabalina es un análogo estructural del ácido gamma aminobutírico (GABA) un neurotransmisor del sistema nervioso central que se encarga de mediar señales químicas en nuestro organismo.

Por otra parte, la presentación farmacológica de la pregabalina es en forma de cápsulas para ser administrada por vía oral. Por lo general se debe administrar dos o tres veces al día, con o sin alimentos. Igualmente se debe tomar aproximadamente a la misma hora todos los días. Pero estas indicaciones dependen del paciente y la patología que presente, es por ello que debe seguir cuidadosamente las indicaciones de su médico. En este sentido, tome la pregabalina según lo indicado. La pregabalina puede crear hábito, por lo cual debe tener presente no aumentar la dosis, ni ingerirla con mayor frecuencia o por más tiempo que el indicado por su médico.

Cabe destacar, que la pregabalina puede ayudar a controlar los síntomas, pero no curará la afección. Generalmente transcurrirá un tiempo, puede ser semanas en que los efectos de la pregabalina comiencen a ejercer su efecto total. En la misma forma, no deje de tomar repentinamente la pregabalina sin consultar a su médico, incluso si se presentan efectos secundarios, como cambios extraños  en el comportamiento o el estado de ánimo. Debido a que si deja de tomar la pregabalina es posible que experimente dificultades para dormir, náuseas, dolor de cabeza o convulsiones.

Para que sirve la pregabalina – 3 Condiciones en la que se prescribe

para que sirve la pregabalina

1.- Dolor neuropático periférico y central

La pregabalina es empleada para el tratamiento del dolor crónico causado por daños en los nervios. Hay diversas enfermedades que pueden causar este tipo de dolor, como la diabetes o el herpes. Las características de este dolor suelen ser descritas como una sensación de calor, dolor pulsátil,  espasmos, hormigueo, entumecimiento y sensación de pinchazos. Este tipo de dolor neuropático periférico y central a menudo se puede asociar con cambios de humor, alteraciones del sueño, fatiga, puede tener efecto sobre la actividad física, social y sobre la calidad de vida en general.

2.- Epilepsias

La pregabalina se utiliza en el tratamiento de epilepsias en adultos. Las epilepsias o mejor conocidas como convulsiones es una enfermedad crónica del sistema nervioso que se produce por la descarga eléctrica anormal de células de una zona del cerebro o de toda la corteza cerebral. El médico le indicara la pregabalina para tratar la epilepsia cuando su tratamiento actual no controle la enfermedad. Este medicamento no se debe administrar solo, sino que siempre debe utilizarse en combinación con otros medicamentos antiepilépticos.

3.- Trastorno de ansiedad generalizada

Otra función de la pregabalina en el organismo es controlar los síntomas del trastorno de ansiedad generalizada, este trastorno consiste en una ansiedad y preocupación excesiva y prolongada que resulta difícil de controlar. El trastorno de ansiedad, puede producir inquietud, sensación de excitación, nerviosismo, sentirse fatigado fácilmente, tener dificultad para concentrarse o quedarse con la mente en blanco, irritabilidad, tensión muscular o alteración del sueño. Este trastorno es totalmente es diferente al estado de estrés y tensiones de la vida cotidiana.

¿Cuáles son los Efectos secundarios de la pregabalina?

Todos los fármacos tienen una serie de efectos secundarios que pueden presentarse en el organismo y la pregabalina no es la excepción. A continuación, nombraremos los efectos secundarios que puede desencadenar la pregabalina los cuales son irritabilidad, dolor de cabeza, mareo, somnolencia, temblor, neutropenia, incremento en el apetito, anorexia, hipoglucemia, humor eufórico, disminución de la libido, alucinaciones, sueño anormal, alteraciones en la captación de la atención, cansancio, sequedad en la boca, vómitos, y estreñimiento.

Sumado a esta lista la pregabalina puede causar gases, distensión abdominal, problemas del habla, confusión, dificultad para recordar u olvidos, ansiedad, falta de coordinación, debilidad, aumento de peso, inflamación de los brazos, las manos, los pies, los tobillos o las pantorrillas, dolor de espalda, pérdida del equilibrio o inestabilidad, temblor o sacudidas incontrolables de una parte del cuerpo y espasmos musculares.

Como complemento algunos efectos secundarios pueden ser más graves, alguno de ellos son visión borrosa, visión doble u otros cambios en la visión, urticaria, sarpullido, comezón, ampollas, inflamación de los ojos, garganta, cara, boca, labios, encías, lengua, cabeza o el cuello, falta de aire, sibilancia, dolor muscular, sensibilidad, dolor o debilidad, especialmente si se presenta acompañado de fiebre elevada, y dolor en el pecho.

¿Qué Precauciones debes seguir para el uso de la pregabalina?

Antes de ser administrada la pregabalina debe tomarse en consideraciones una serie de situaciones, por ello debe de contestar todo lo que el médico le pregunte para decidir si recetara la pregabalina. Es importante conocer si es alérgico a los componentes de la pregabalina o a otros medicamentos. Además, se debe conocer si consume o ha consumido bebidas alcohólicas en grandes cantidades o drogas, o si ha usado en exceso sus medicamentos recetados.

Por otra parte, debe considerar importante, decirle a su médico si tiene o alguna vez ha tenido inflamación de los ojos, la cara, los labios, la lengua o la garganta; problemas con la visión, problemas de sangrado o poca cantidad de plaquetas en sangre, o enfermedad del corazón o del riñón.

Considere no tomar pregabalina durante el embarazo, a menos que su médico se lo haya indicado. Debe señalarse si tiene programada una intervención quirúrgica, incluyendo una cirugía dental, indíquele a su médico o dentista que está tomando pregabalina.

Igualmente, debe tener en cuenta que este medicamento puede causar somnolencia o mareos. Evite conducir vehículos, operar maquinaria y realizar otras actividades hasta que sepa cómo le afecta este medicamento. Pregúntele a su médico cuándo pueda continuar con esas actividades.

Sumado a lo expuesto, no se ha establecido la seguridad y eficacia en niños y adolescentes (menores de 18 años) por lo que pregabalina no debe utilizarse en pacientes de esta edad para evitar cualquier tipo de complicaciones.

Recomendaciones

Es importante tener medidas preventivas para el uso de este fármaco, por eso mantenga este producto en su envase original, perfectamente cerrado y fuera del alcance de los niños. Manténgalo guardado a temperatura ambiente y en un lugar alejado del exceso de calor y humedad.

La pregabalina que ya no son necesarios se deben desechar de una manera apropiada para asegurarse de que los niños y otras personas no puedan consumirlos. Sin embargo, no debe desechar estos medicamentos por las cañerías. Es de suma importancia que mantenga todos los medicamentos fuera de la vista y el alcance de los niños, debido a que muchos envases (tales como los pastilleros de uso semanal, y aquellos que contienen gotas oftálmicas o cremas) pueden ser manipulados por los niños pequeños, quienes pueden abrirlos fácilmente. Con el fin de protegerlos de una intoxicación, siempre coloque los medicamentos en un lugar seguro, uno que se encuentre arriba y lejos de su vista y alcance.

Asimismo, no permita que otra persona use su medicamento. Además, debe acudir a la cita con su médico de cabecera siempre cuando él lo indique o si tiene una duda acerca de su enfermedad.

Deja un comentario