Para Qué Sirve Un Nutricionista – Cuando Acudir, Primera Consulta, Beneficios.

Los nutricionistas son especialistas encargados en la buena alimentación de los seres humanos. En esta oportunidad, nos centraremos en para qué sirve un nutricionista en detalles. Estos especialistas se encuentran capacitados para enseñar o ayudar a más personas de cualquier edad a que tengan una vida más saludable por medio de una dieta balanceada. El objetivo de conseguir una buena alimentación es prevenir la obesidad mórbida, infantil y las enfermedades que se pueden originar por una mala calidad de vida.

Estos especialistas también son conocidos como dietistas o nutriólogos debido a que son profesionales entrenados y capacitados en el estudio y funcionamiento del cuerpo humano, como también en la buena alimentación. Los nutricionistas buscan de forma eficaz la manera correcta para el organismo de cada persona, otorgándoles un personalizado régimen para mejorar su bienestar corporal. De esta forma, las puede educar dependiendo de su condición física para así mejorar su salud necesaria y requerida.

Los nutricionistas miran la salud como una ciencia, por tal razón siempre están en estudios y avances investigativos constantes que después ponen en práctica con los pacientes. Como por ejemplo, instrucciones para evitar y prevenir enfermedades, al igual que sentirse mejor en conjunto con su alimentación que le permiten un mejor funcionamiento al organismo en general.

Para qué sirve un nutricionista

Para qué sirve un nutricionista

La función u objetivo principal de un nutricionista es controlar el peso ideal del paciente. Ya sea que tenga que bajar o subir de peso de manera saludable. Para cualquiera de los 2 casos, se deben tener buenos hábitos alimenticios. Estos médicos también se consideran como especialistas en mujeres embarazadas debido a que controlan el correcto crecimiento del bebe por medio de una buena alimentación. Esto debido a que algunas mujeres durante el proceso tienen debilidad de nutrientes. También, ayudan a las personas que padecen de estreñimiento, diabetes o niños con mal comer que como consecuencia pueden conseguir una desnutrición.

Pueden tratar a las personas en vejez o adultas que padezcan de hipertensión y a los atletas para que tengan una mejor condición física y mejor alimentación, de tal forma podrán estar preparados para cualquier competencia u evento. Cuando se valora el estado de salud de los pacientes se puede mejorar la capacitación del mismo, en gran parte si posee otras condiciones médicas o afecciones que deben ser manejadas por varios médicos. Como por ejemplo, en los casos de enfermedades psicológicas, renales, diabetes, cáncer o hepáticas en los cuales se tiende a perder minerales y vitaminas en gran parte.

¿Cuando acudir a un nutricionista?

Se podría decir, que la decisión de acudir a un nutricionista es totalmente personal, al menos que el médico de cabecera lo haya recomendado. Estos especialistas pueden recomendar fuentes adicionales de calorías para poder aumentar de peso, o un plan o ”dieta” para limitar las calorías. Por lo cual, según sea el caso, será necesario evitar o realizar más ejercicio físico. También, es necesario que las personas acudan a un nutricionista cuando se van a realizar alguna cirugía de alto riesgo o que tenga que ver con la obesidad.

En el caso de los atletas, es necesario que cuenten con un nutricionista, debido a que la buena alimentación es la clave indispensable para una buena salud en general.

Para qué sirve un nutricionista

Primera consulta con un nutricionista

En la primera consulta de un nutricionistas se deben marcar los objetivos a lograr. A continuación se explicará detalladamente cada paso:

  • Conocimientos: Lo primero que se realiza en la consulta es un amplio conocimiento del paciente. Es decir, el especialista tiene una conversación con el paciente en la cual se debe detallar su salud en general, si posee problemas físicos, digestivos, alergias, hábitos, que tanta actividad física realiza entre otros aspectos. Se centra en conocer los hábitos alimenticios del paciente de la mejor forma para así poder determinar la mejor dieta posible.
  • Estudio: Luego de los conocimientos de salud, el especialista le realiza un estudio al paciente. En dicho estudio se miden los pliegues de grasa, el peso muscular y se realiza un estudio de peso óseo. De tal forma se puede determinar si el paciente desea aumentar o disminuir peso. En la mayoría de los casos es muy difícil diferenciar el musculo de la grasa, por ello, algunas personas optan por perder peso y no lo consiguen debido a que no poseen grasa.
  • Marca objetivos: Conociendo que es lo que posee el paciente y lo que quiere lograr, se deben establecer los objetivos o metas a conseguir. Es decir, si se quiere perder grasa, ganar musculo, o mejorar simplemente la apariencia física.
  • Diario de comidas: Por último, luego que se hayan determinado las metas a alcanzar, el especialista realiza una rutina de comida y ejercicio físico que permitirá conseguir los resultados que se desean de la forma más saludable y natural. Todos los planes o rutinas son distintos, debido a que cada uno se caracteriza por el paciente.

Beneficios de acudir a un nutricionista

  • Uno de los beneficios que brinda la asesoría de los nutricionistas son las aplicaciones de hábitos alimenticios adecuados para los niños según su edad.
  • En la etapa de embarazo, es importante que cada mujer cuente con la ayuda de un nutricionista desde el primer día. Debido a que en esta etapa la mujer debe tener una adecuada alimentación tanto para su salud, como para la del bebe.
  • Cuando la persona padece de enfermedades, es muy importante la asesoría de un nutricionista, mayormente si las enfermedades son de tipo crónico, como por ejemplo la diabetes. La aplicación de una buena alimentación le otorga a la persona una calidad de vida mejor.
  • La asesoría de un nutricionista es muy importante para cualquier persona que se dedique a los deportes profesionales. Ya que según estudios, el éxito de un atleta depende del 20% del entrenamiento físico y el 80% de la alimentación que tenga.

Para qué sirve un nutricionista

Consecuencias de una mala alimentación

  1. Obesidad, cansancio y menor capacidad de trabajar: La mayoría de las personas sufren de obesidad genética. Sin embargo, una gran parte de ellas, son originadas gracias al sedentarismo y mala alimentación.
  2. Depresión: Según estudios se ha podido determinar que existe un mayor riesgo de sufrir cuadros depresivos cuando existe exceso de peso. La causa principal de discapacidad es la depresión e influye de manera importante en la carga de morbilidad.
  3. Mal funcionamiento cerebral: Para un correcto funcionamiento cerebral se pueden recomendar las dietas ricas en ácidos omega 3 y vitaminas B,C,D y E. Mientras que, al contrario, una mala alimentación llena de grasa puede acelerar el envejecimiento del cerebro empeorando su funcionamiento correcto.
  4. Envejecimiento acelerado: Comer alimentos inadecuados en exceso puede acelerar el envejecimiento de las células.
  5. Problemas de sueño: Dormirse teniendo apetito y también habiendo comido demasiado, puede traer problemas al dormir.
  6. Problemas de indigestión: La indigestión es una incómoda sensación que se origina en la parte alta del abdomen luego de comer, se puede originar por consumir mucha grasa, cafeína, alcohol o bebidas con gas.

Enfermedades originas por la mala alimentación

  • Alta presión arterial (hipertensión): Cuando una persona tiene mala alimentación, consume mucho alcohol, tabaco, cigarrillos y no realiza ejercicio físico es muy probable que se le desarrolle dicha enfermedad.

Para qué sirve un nutricionista

  • Enfermedades cardiovasculares: Los accidentes cerebro-vasculares y los infartos de miocardia se pueden prevenir si la persona realiza todos los días ejercicio físico, durante al menos 30 minutos. La buena alimentación como las hortalizas y frutas al día también puede prevenir dichos problemas. En algunos casos también es importante limitar la sal.
  • Diabetes: Una correcta alimentación y actividad física de moderada intensidad pueden disminuir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 debido a que el tipo 1 no se puede prevenir.
  • Cáncer: A pesar de que muchas personas no lo sepan, más del 30% de los cáncer se pueden prevenir. Para ello, se debe tener una buena alimentación, evitar el tabaco, moderar el consumo de alcohol y realizar actividades físicas frecuentemente.

Deja un comentario