Para Qué Sirve Un Neurólogo – Trastornos – Signos Neurológicos En La Infancia

La medula espinal, el cerebro, y los nervios forman parte del sistema nervioso y se encargan de controlar todas las funciones del cuerpo humano. Cuando alguna parte del sistema nervioso funciona mal, es posible que la persona tenga dificultades para hablar, moverse, respirar, tragar o aprender. También puede tener problemas con los sentidos, el estado de ánimo o la memoria. En esta oportunidad, nos centraremos en para qué sirve un neurólogo.

Los neurólogos se encargan de atender y estudiar todos los daños, problemas y enfermedades que se pueden producir en el sistema nervioso. Dicha área abarca el sistema nervioso periférico, el sistema nervioso autónomo, el sistema nervioso central, los huesos, los músculos y cualquier otro tejido con el cual se relacione. En definitiva, los neurólogos ayudan a identificar el origen del problema o enfermedad del sistema nervioso de algún paciente. Como por ejemplo, cuando posee alguna incapacidad para usar de forma correcta los sentidos como la pérdida de olfato, vista o oído.

Para qué sirve un neurólogo

Los neurólogos tratan y diagnostican los trastornos que se pueden producir en el cerebro, en los nervios, en la medula espinal, los músculos y el dolor, especialmente el dolor de cabeza. Así mismo, los neurólogos se encargan de todas las complicaciones o problemas en el sistema nervioso de diversas enfermedades, como por ejemplo la diabetes, la hipertensión arterial, los tumores, algunos traumatismos, entre otros.

Primeramente, el neurólogo escucha el inconveniente o la molestia del paciente, luego le hará preguntas concretas sobre dichas molestia. Después, a partir de cómo funcionan los reflejos, la fuerza muscular, las sensibilidades, o el equilibrio, el medico explora el sistema nervioso, como también trata más aspectos en relación al trastorno por el cual consulta el paciente.

Además de ello, cuando es necesario, el neurólogo usa las tecnologías más modernas para poder descubrir o confirmar la causa de dicho trastorno del paciente. En algunos casos, se necesita la colaboración de un psicólogo para poder diagnosticar si existen problemas en el aspecto mental y si tienen relación con el problema que consulta. Los neurólogos siempre colaboran con el médico de cabecera del paciente, de tal forma se podrá garantizar un buen control del tratamiento y seguimiento de la evolución de la enfermedad.

Para saber si se debe acudir a un neurólogo, se deben tener en cuenta los siguientes síntomas:

  1. Deficiencias visuales: Las cegueras momentáneas o súbitas y la visión borrosa en 1 o ambos ojos, son los síntomas que pueden estar avisando si existe una esclerosis múltiple.
  2. Dificultad para caminar: Debilidad, pequeñas pulsaciones o calambre en las piernas o espalda puede producir una discapacidad tan grande que puede obligar a la persona a usar silla de ruedas.
  3.  Mareos o desmayos: Cuando se trata de una esclerosis múltiple, los síntomas claves son la presencia de mareos o pequeños brotes, los cuales pueden dañar directamente las zonas del sistema nervioso central que se encargan de controlar el equilibrio. Si los mareos se presentan constantemente, es importante acudir al especialista.
  4.  Cansancio extremo: Un síntoma muy característico de la esclerosis múltiple es la sensación frecuente de fatiga, si las personas que padecen de ello no lo tratan rápidamente, es posible que sus actividades diarias no se puedan desarrollar de forma normal.
  5. Incontinencia: Los pacientes que sufren de esclerosis múltiple pueden llegar a desarrollar de forma permanente o temporal la incontinencia, según sean los años de la enfermedad y el tipo.
  6.  Entumecimiento de extremidades: Una de las señales de alarma es cuando de forma repentina se pierde la sensibilidad en las piernas o brazos.
  7. Pérdida de memoria: Realmente la calidad de vida de los pacientes se ve afectada por este síntoma, ya que no podrán realizar sus labores cotidianas y en algunos casos se necesitara la ayuda de otra persona.
  8. Falta de concentración: La esclerosis múltiple, si no se diagnostica a tiempo, podría originar la mala concentración, que en combinación con demás síntomas, puede impactar la vida familiar, laboral e incluso profesional.

Para qué sirve un neurólogo

Trastornos más comunes

Las enfermedades o los trastornos neurológicos son cualquier trastorno del cuerpo del sistema nervioso. Las anomalías bioquímicas, estructurales o eléctricas en la medula espinal, el cerebro, los nervios, pueden producir una serie de síntomas como los que anteriormente se nombraron. Sin embargo, se enumeraran de forma breve; Debilidad muscular, parálisis, perdida de sensibilidad, falta de coordinación, confusión, dolor, convulsiones y niveles alterados de la consciencia.

Hay muchísimos trastornos neurológicos, sin embargo unos son más conocidos que otros, relativamente comunes pero también muchos infrecuentes. Se deben evaluar y estudiar por los exámenes neurológicos, como también deben ser tratados dentro de la especialidad. Aunque las más frecuentes enfermedades son las demencias,  se pueden incluir muchas enfermedades comunes como el:

  1. El Alzheimer.
  2. La epilepsia.
  3. El ictus.
  4. La enfermedad de Parkinson.
  5. La migraña o la esclerosis múltiple.

Sin embargo también se deben tomar en cuenta las enfermedades neuromusculares y neurodegenerativas como por ejemplo:

  1. Las disfonías o las distrofias musculares.
  2. La esclerosis lateral amiotrófica.

Para qué sirve un neurólogo

Signos neurológicos en la infancia

Siempre que se sospeche de alguna existencia de daños o problemas cerebrales infantiles, el neurólogo deberá explorar al niño por medio de exámenes para poder valorar la ausencia o presencia de los conocidos signos neurológicos. Dichos signos se pueden dividir en signos neurológicos mayores y los signos neurológicos menores.

Signos neurológicos mayores

Cuando hablamos de las discapacidades mayores, una lesión en el sistema nervioso puede producir distintos tipos de alteraciones, como pueden ser los trastornos a nivel sensorial, cognitivo y/o motor, mostrando varios efectos que son permanentes en el tiempo. Sin embargo pueden variar al pasar de los años según sea el tratamiento.

  1. Heridas abiertas en el cerebro o nervios.
  2. Comas severos de larga duración.
  3. Severos traumatismos craneoencefálicos.
  4. Daño cerebrales por falta de oxígeno, conocido como encefalopatía hipóxica isquémica.
  5. Tumores situados en el sistema nervioso.
  6. Epilepsias severas.

Signos neurológicos menores

Estos signos neurológicos menores son la expresión o manifestación de todas las alteraciones del sistema nervioso que poseen una mayor manifestación durante los primeros años de vida. Y generalmente van disminuyendo al pasar del tiempo, generando las dichas discapacidades menores.

Algunos signos neurológicos que se manifiestan en la infancia pueden ser de origen evolutivo, por lo cual se representa un estado de inmadurez neurológica que se va superando poco a poco y se refleja una reducción de los signos a continuación:

  1. Trastornos del lenguaje.
  2. Retrasos en el comienzo de ítems del desarrollo, es decir, para hablar o caminar.
  3. Retrasos en la definición de las lateralidades.
  4. Ligeras alteraciones en la coordinación motriz.

El problema mayor que se puede encontrar en estos tipos de casos es que el adulto se pueda tardar en darse cuenta de la presencia de dichos signos. Principalmente cuando desde el área escolar existen objetivos simples que el pequeño no puede lograr con normalidad.

Para qué sirve un neurólogo

Factores de riesgos

Los factores que pueden ser posibilidades de riesgo de presentar diversos trastornos neurológicos funcionales son:

  1. Poseer un trastorno o enfermedad neurológica, como migrañas, epilepsias o trastornos del movimiento.
  2. Algún traumatismo emocional, trauma físico o significativo estrés reciente.
  3. Poseer una afección o enfermedad de salud mental, como trastornos de ansiedad o estado de ánimo, trastornos determinados o disociativos de personalidad.
  4. Poseer un familiar con algún trastorno neurológico funcional.
  5. Tener antecedentes de abuso sexual, de abandono, o físico en la etapa de infante o adolescente.

Para qué sirve un neurólogo

 A pesar de todo lo explicado en el artículo, es importante comentar que las mujeres tienen más posibilidades que los hombres de padecer o sufrir de trastornos neurológicos funcionales.

►►También te puede interesar

Compartir es sinónimo de bondad. Se bondadoso...

Deja un comentario