La Morfina: Medicina Indicada En El Tratamiento Del Dolor

La morfina es un narcótico que se utiliza como analgésico, quizás te has preguntado ¿ para que sirve la morfina en el campo de la salud? Pues es utilizada para, aliviar dolores muy intensos que pueden presentarse en un post operatorio, también es utilizada en dolores crónicos como el cáncer. Su empleo principal es calmar el dolor, aunque puede ser usada con fines no terapéuticos y la morfina puede ocasionar dependencia y efectos secundarios no deseados.

En este mismo marco de ideas, la morfina proviene de la planta de opio, comúnmente conocida como dormidera. Esta planta el opio es una droga que se utiliza desde tiempos antiguos para tratar el dolor, pero que en la actualidad ha sido reemplazado por fármacos que derivan de sus propiedades, un ejemplo de ellos es la morfina.

Históricamente, la morfina tiene sus inicios en el siglo XIX en ese entonces solo se conocía e indicaba el opio que es un analgésico natural. Más tarde un farmaceuta joven alemán descubrió a través de un experimento que al diluir el opio en un ácido y obtener unos cristales grisáceos y al ser aplicados en animales, como el gato causaba un efecto hipnótico, es decir, producía sueño. Al presenciar tales efectos, lo aplico así mismo, lo cual produjo en el sueño y al despertar el dolor de muela que le aquejaba desapareció.

En este sentido, la cualidad somnífera del producto resultado de la planta el joven alemán llamo a dicha sustancia con el nombre de morfina, en honor al dios del sueño Morfeo. En 1817 el opiáceo comenzó a utilizarse como analgésico y a ofrecer en el mercado en forma de fármaco.

Actualmente, se produce la morfina sintéticamente, aunque se sigue usando la fórmula original, la proveniente del opio, que es el resultado de las semillas de amapola. La morfina se puede encontrar en distintas formas farmacológicas, desde pastillas, soluciones inyectables, parches y supositorios.

Para que sirve la morfina principalmente

para que sirve la morfina

  1. Eliminar el dolor

El uso principal de la morfina esta en calmar el dolor. El dolor es una sensación que se transmite al sistema nervioso central y es indicativo de que algo no está funcionando correctamente. La morfina se utiliza en el dolor post operatorio, el dolor oncológico, el dolor agudo y crónico. La morfina para poder causar sus efectos puede ingresar al organismo al ser administrada por vía oral y vía parenteral, las dosis deben ir de acuerdo a la patología, necesidades y severidad de dolor que presente el individuo.

Así mismo, la morfina al principio de su aplicación causa una euforia seguida de una sensación de relajación y una notable disminución de cómo se percibe el dolor.

¿Como actúa la morfina en nuestro cuerpo?

Su efecto comienza cuando el fármaco ingresa al organismo y actúa sobre distintas estructuras. Primero reduce la frecuencia respiratoria y cardiaca, también deprime el funcionamiento del cerebro. Es por eso, que la morfina no reduce el dolor atacando la fuente que lo causa, si no que distorsiona la realidad de cómo estamos percibiendo el dolor.

La morfina ejerce su efecto directamente en los receptores de esta sustancia en el cerebro, es decir, en el sistema nervioso central. Esos receptores están especializados en captar la sustancia que liberan otros compuestos endógenos como las endorfinas, lo que hace la morfina es imitar el efecto de esos compuestos y bloquean las señales del dolor. La morfina al llegar al receptor causa un efecto analgésico, causando una disminución del dolor.

¿Cuáles son los efectos secundarios?

Como todo medicamento produce efectos secundarios la morfina no es la excepción. Los efectos de la morfina pueden ser:

  • Efectos gastrointestinales

Se puede presentar estreñimiento, nauseas vómitos. No solo se pueden encontrar receptores para la morfina en el sistema nervioso central, también se hallan en el aparato digestivo y como la morfina tiene un efecto hipnótico, su efecto es ralentizar el movimiento gástrico, causando estreñimiento severo si no se controla. También puede provocar sequedad en la boca.

  • Sedación

La morfina es un sedativo potente, por lo que se recomienda a las personas que lo ingieren no realizar actividades que requieran una alta concentración para evitar accidentes.

  • Alteraciones en la piel

Puede causar enrojecimiento, erupciones alérgicas. Puede dar la percepción de una piel húmeda, pero en realidad se puede presentar escalofríos causados por una hipotermia.

  • Aumento de la contracción pupilar

Este fármaco contrae de manera drástica las pupilas hasta el punto de tomar la forma de un circulo bastante pequeño y simule ser un punto.

  • Alteraciones en el sistema respiratorio

Puede disminuir considerablemente el número de veces en que el individuo respira como respuesta a la disminución de oxígeno en la sangre. Comportamiento que no es normal debido a que la morfina deprime el sistema nervioso central donde se activa el estímulo para aumentar la respiración.

  • Otros efectos secundarios serian

Delirios, alucinaciones, confusión y vértigo. Además de dolores de cabeza o perdida de la memoria.

  • Dependencia psicológica y física

Esto se debe a que la morfina es adictiva y causa como consecuencia insomnio, diarrea, vomito, cambios bruscos de calor a frio.

¿Cuáles son los riesgos en el uso de la morfina?

La morfina no solo actúa a nivel del sistema nervioso central para distorsionar la percepción del dolor, si no que también actúa en otros lugares del cerebro alterando su funcionamiento. La morfina sin un control puede reducir el deseo sexual, descontrolar el ciclo menstrual, la euforia y disminuye el apetito. También como se mencionó en los efectos secundarios la morfina produce náuseas y estreñimiento.

Además, el uso prolongado de morfina sin un monitoreo por parte de un especialista puede iniciar una adicción y tolerancia, por lo cual su interrupción causa efectos como dolor abdominal, escalofríos, diarrea y la muerte si la dosis administrada es muy alta debido a que ralentiza el sistema respiratorio.

¿Qué precauciones se debe tener para el uso de morfina?

  • No usar si es alérgico a algunos de los componentes de la morfina.
  • No debe utilizarse la morfina si se es hipersensible a sus efectos.
  • Tampoco de administrarse en el caso de pacientes que presenten depresión respiratoria, presión intracraneal aumentada, cianosis, vaciado gástrico lento, presión arterial baja y hepatopatía aguda.
  • No indicar a mujeres embarazadas ni en periodo de lactancia.
  • No usar en niños menores de un año.
  • No utilizar en los preoperatorio o en las primeras 24 horas después de una intervención quirúrgica.
  • No indicar en personas con problemas epilépticos.

Datos importantes

Como ya se mencionó se debe tener precaución al momento de ingerir este medicamento por lo cual se recomienda asistir a las citas médicas pautadas por el especialista pues el médico le indicara como está respondiendo su cuerpo y si está dando los resultados esperados para combatir el dolor.

Se debe decir, que antes de realizarse un examen de laboratorio notifique que es medicado con morfina. Otras observaciones importantes son el mantenimiento del fármaco, asegure que este es un frasco limpio y en un lugar seguro fuera del alcance de los niños para evitar cualquier tipo de accidentes como intoxicaciones por morfina. Además, no ingiera morfina que ya este vencida porque puede desencadenar reacciones adversas.

Por último, la morfina es un fármaco controlado, es decir, que la droga se limita a ser procesada por fabricantes, distribuidores y personas que consumen el fármaco. Por ende, si una persona es sorprendida suministrando el fármaco sin autorización puede ser expuesto a sanciones de acuerdo a las leyes del país donde se encuentre.

Deja un comentario