7 Bondades De La Miel Para La Piel Y El Organismo

La miel es un alimento rico en antioxidantes, enzimas y tiene una potente acción antibiótica. La miel tiene propiedades bondadosas para el organismo, constituye una fuente alta de energía y además una fuente de vitaminas. Estas y otras propiedades hacen de la miel un aliado para combatir enfermedades cardiovasculares y ayudar al organismo a desechar lo que no necesita por su efecto diurético. Es este articulo aprenderás para que sirve la miel, sus propiedades y beneficios.

Aunado a lo anterior, la miel contiene muchas vitaminas y minerales que el organismo requiere para desempeñar las distintas actividades, con esto no solo quiere decir poder ir a hacer las comprar, realizar algún deporte u otras actividades que las personas realicen en su día a día, sino más bien las funciones como respirar, los latidos del corazón y los procesos metabólicos los cuales necesitan micro-nutrientes para funcionar adecuadamente y la miel es una fuente de esos nutrientes.

La miel

Asimismo, los minerales que posee la miel son el hierro, el cobre, el zinc, el magnesio, el calcio, el potasio, el manganeso y el fosforo. A su vez, están presente aproximadamente la mitad de los aminoácidos. Posee también ácidos orgánicos, como lo son el ácido cítrico, ácido acético, entre otros. Por último, contiene vitaminas del complejo B, vitamina E, vitamina D y la vitamina C. Es importante destacar, que la miel contiene antioxidantes, específicamente fenólicos y flavonoides.

Para que sirve la miel el cuidado de la piel

La miel al ser un elemento con beneficios terapéuticos, permiten de este alimento ser muy versátil y así poder combinarlo con otros alimentos o sustancia y potenciar sus efectos.

Miel de abeja

1. La miel regula el azúcar en la sangre

La miel a pasar de ser un alimento que contiene azúcar, es utilizada para regular los niveles de la misma en el torrente sanguíneo, esto se debe a que la miel tiene cantidades proporcionales de fructuosa y glucosa. La parte de la fructuosa de la miel en el organismo permite una mejor captación celular para la glucosa, es decir, la glucosa es captada por el hígado, con ella se elabora el glucógeno y este glucógeno se distribuye a órganos importantes como el cerebro, los riñones, el corazón y los glóbulos rojos en la sangre.

Gracias a este comportamiento mejora el funcionamiento de los tejidos y de los órganos importantes, desechando la glucosa de la circulación sanguínea. Análisis reflejan que la miel no aumenta demasiado los niveles de azúcar en la sangre o los niveles de insulina, generando más cantidad de glucógeno por un gramo de miel.

2. La miel ayuda a dormir

La miel natural fomenta la recuperación del sueño, esto es gracias a que si consumimos miel antes de ir a dormir se almacena el glucógeno en el hígado, y el hígado regula su paso a la sangre cuando lo requiera el cerebro, para prevenir que el cerebro envié una señal y desencadene una alarma porque disminuye los niveles de glucógeno en la sangre.

A su vez, consumir miel en la noche ayuda tener una relajación y un sueño conciliador. La fructuosa de la miel produce una mínima liberación de la insulina, lo que ayuda que el triptófano ingrese al cerebro y estimule la liberación de la melatonina, que es la hormona encargada en la regulación del sueño y de la vigilia. Por este motivo, es bueno y recomendable beber un vaso de leche caliente la cual posee triptófano y se le añade una cucharada de miel antes de ir a dormir, con la intención de tener un descanso reparador.

Un dato interesante, es que la melatonina está involucrada en la regulación del ritmo circadiano que es el reloj biológico del organismo, mejora el sistema inmunitario y facilita la regeneración de los tejidos en las horas de la noche. A parte, algunos especialistas indican que una buena opción es consumir alrededor de tres a un máximo de cinco cucharadas al día, sin que esto tenga efectos adversos negativos en la salud.

3. La miel es buena para el cerebro.

El cerebro es la computadora del ser humano, él tiene la tarea de coordinar todos órganos y sistema, es por eso que siempre debe tener un óptimo rendimiento y estar sano para que sus funciones no se vean afectadas. Esto es posible si al cerebro le proporcionan cantidades suficientes de energía para que las células que allí están funcionen adecuadamente. El calcio es un mineral vital en las funciones cerebrales ya que el ayuda a las neuronas a crear impulsos eléctricos, que se conducen de una neurona a otra para dar a conocer el mensaje.

Es este sentido, si no existe suficientes cantidades de calcio el cerebro no puede trabajar normalmente. Hay registros e investigaciones científica que indican que la miel natural puede ayudar a que este mineral se absorba y fije mejor, generando una mejor función cerebral.

4. Disminuye el estrés metabólico

El estrés, un fuerte enemigo para la sociedad desde tiempos remotos no permite que las personas puedan avanzar con libertad en la cosa que se proponen. El estrés puede ocasionar el inicio de enfermedades por el constante estado de preocupación al que someten al organismo. Todo estrés, sea de origen psicológico, fisiológico o emocional tiene una respuesta en el organismo como estrés metabólico.

Añadido a lo anterior planteado, las glándulas suprarrenales producen cortisol y adrenalina, estas hormonas se encargan de indicarle a los músculos que deben iniciar una descomposición de la proteína en aminoácidos para realizar nueva azúcar, esto sucede en ocasiones cuando el cuerpo piensa que se encuentra en peligro por la disminución de energía, como lo que sucede cuando las personas realizan una actividad física, ejercicio o en el sueño durante la noche.

La miel como ya se mencionó produce glucógeno en el hígado, que constituye la reserva de energía que el cerebro necesita para funcionar normal. Esto lo podemos lograr si consumimos balanceadamente miel acompañando el desayuno, también antes de dormir y regularmente en el día como por ejemplo antes y después de hacer ejercicio. Esta reserva de glucógeno del hígado previene que se libere el cortisol que es la hormona del estrés.

5. Combate el estreñimiento

La miel es fuente de fructooligosacaridos, cuya función es aportar energía, pero en el colon tiene una actividad similar a la fibra, esto quiere decir que los fructooligosacaridos absorben el agua elevando el volumen de las heces y generan gases que aumentan la movilidad intestinal. Es decir, tienen un efecto laxante. Igualmente, son un alimento para las bacterias de la flora intestinal encargadas de la fermentación de los residuos de los alimentos para formar las heces.

6. Ideal para piel y labios secos

Otro uso que tiene la miel es sobre la piel. Cuando la piel y los labios se encuentran resecos, agrietados o ásperos la miel es excelente por sus propiedades suavizantes y terapéuticas. Solo basta aplicarla en la piel mezclada con agua, se puede usar durante el baño. Por otro lado, en los labios se aplica directamente y se deja actuar por algunos minutos hasta que estén suaves.

7. La miel para la tos

La miel ayuda a reducir la inflamación en la garganta y tratar la tos. Se puede realizar un caldo, se coloca a hervir medio litro de agua en una olla conjuntamente con cebolla, tres ramas de apio y tres zanahorias. Cuando ya haya hervido se cuela el caldo y se le añade tres cucharadas de miel. Se puede ingerir en las mañanas y antes de dormir.

►Vídeo Recomendado: Para que sirve la miel de abeja

Deja un comentario