Para Qué Sirve Un Laxante – Tipos, Efectos Secundarios, Ventajas Y Desventajas.

Los laxantes son medicamentos que se encargan de facilitar la evacuación o defecación del vientre de una persona. En esta oportunidad, nos centraremos en para qué sirve un laxante y cuáles son sus aspectos más importantes. Lo más recomendable es que los laxantes solo se utilicen en caso de que exista estreñimiento.

Estos medicamentos también se usan con anterioridad a una evaluación intestinal, como también a una rectal. De tal forma, los pacientes pueden limpiar y evacuar el colon, y así el especialista podrá realizar sin ningún problema su trabajo. Se podría decir que con una equilibrada alimentación con fibra, mínimo dos litros de líquido por día y muchas verduras, la persona podrá tener una digestión normal. El ejercicio físico también es un aspecto importante para ayudar al buen comportamiento del organismo o de la digestión.

Si la buena alimentación y el ejercicio físico no mejoran el problema, se debe utilizar un laxante, pero antes de ello, se recomienda que la persona acuda al médico. Existen varios tipos de laxantes, unos se pueden absorber por vía rectal y otros oralmente. Los vías rectal son los enemas, micro-enemas y supositorios. También es importante recalcar que el laxante más conocido y natural es el agua, debido a que es capaz de humectar el intestino y regular el flujo del mismo.

Para qué sirve un laxante

Para qué sirve un laxante

Como anteriormente se comentó, los laxantes son preparaciones o medicamentos utilizados para provocar la eliminación o defecación de las heces. La mayoría de las veces, los mismos son consumidos para el estreñimiento. Algunos pueden ser lubricantes, salinos o estimulantes y también se pueden usar para las evacuaciones intestinales y rectales. A pesar de que los laxantes sin recetas médicas son generalmente eficaces y seguros, se recomienda leer las instrucciones de cada uno, para así poder usarlo de manera correcta y evitar cualquier riesgo u complicación.

La mayoría de los laxantes se utilizar a corto plazo. Es decir, solo son usados para aliviar los diversos síntomas del estreñimiento. También son usados por todas aquellas personas que no pueden realizar mucho esfuerzo en medio de las evacuaciones intestinales, debido a que padecen de enfermedades de las hemorroides, cardiacas o cualquier otro tipo de problema. En definitiva, se podría decir que los laxantes sirven para:

  1. Ablandar las heces para así poder facilitar el proceso de evacuación.
  2. Combatir los parásitos intestinales y el fuerte estreñimiento.

Tipos de laxantes

A continuación, se explicará para que sirve cada tipo de laxante:

  • Formadores de masa: Este tipo de laxante se encarga de absorber el agua para así poder formar blandas y luminosas heces, lo cual favorece la normal contracción de los músculos intestinales de la persona. Sin embargo, poseen efectos secundarios que son los gases, el aumento de estreñimiento, la hinchazón o cólicos, todo depende de cuánta agua se consuma.
  • Osmóticos: A diferencia de los laxantes explicados anteriormente, estos se encargan de acumular agua en el colon para así poder permitir el paso de las heces de forma más sencilla. Como efectos secundarios se puede producir diarrea, calambres, hinchazón, aumento de sed o gases.
  • Suavizadores de heces: Estos se basan en agregarle humedad a las heces para que así puedan pasar las evacuaciones sin tanto esfuerzo. Si son utilizados de forma prolongada pueden causar desequilibrio electrolítico.
  • Supositorios: Se encargan de ablandar las heces y activar las contracciones rítmicas de todos los músculos intestinales. Como complicaciones pueden producir diarrea, calambres o irritación rectal.
  • Estimulantes: Los laxantes estimulantes se encargan de impulsar las contracciones rítmicas de los músculos intestinales para así poder eliminar todas las heces. Como efectos secundarios se pueden originar calambres, náuseas, decoloración de la orina, diarrea y eructos.

Para qué sirve un laxante

Ventajas de un laxante

  • Permiten la eliminación de todos los residuos de heces que como consecuencia pueden originar pesadez, procesos digestivos lentos y hinchazón leve.
  • Son capaces de regular totalmente el tránsito intestinal.
  • Algunos laxantes son capaces de impedir la absorción de las grasas. Como por ejemplo, los laxantes naturales que son a base de fibra.

Desventajas de un laxante

  • Es posible que se aumente la perdida de líquidos en el cuerpo.
  • Es posible que se pierda peso a expensas o costas de las pérdidas de líquidos. Por lo cual, si se desea perder peso, se recomienda que se acompañen con una dieta totalmente baja en calorías.
  • Se pueden perder minerales como el sodio y el potasio.
  • Pueden producir mareos, taquicardia y tensión arterial baja.
  • Se pueden perder todas las vitaminas hidro-solubles que se eliminan con el agua.
  • Son capaces de originar dependencia y también se pueden producir estreñimientos por rebote.
  • Son capaces de barrer la flora intestinal, es decir, la barrera natural que se encarga de prevenir los virus y bacterias.

Para qué sirve un laxante

Efectos secundarios de un laxante

La gran parte de los médicos consideran que el más extremo de los recursos es el uso de los laxantes. Debido a que existen muchos daños colaterales que están incorporados en el mismo, por lo cual es sumamente delicado su uso. Por ejemplo, si la persona padece de estreñimiento crónico, no es recomendable que use laxantes ya que podría agravar el cuadro o la situación. Sin embargo, los riesgos que se pueden producir son:

  1. Dolor de vientre constante.
  2. Diarrea y nauseas.
  3. Flatulencias incontrolables y vómitos
  4. Calambres y debilidad muscular
  5. Arritmias cardiacas.
  6. Estreñimiento y obstrucción del intestino.

Para qué sirve un laxante

Tomando en cuenta todas las consideraciones, es importante que no se les otorgue o se les de a consumir laxantes a los niños menores de los 6 años, al menos que el medico si lo recomiende. En el caso de las mujeres embarazadas, es importante que el medico se encuentre de acuerdo con el consumo. En los casos generales, durante el embarazo se considera seguro consumir los laxantes ablandadores y formadores de volumen de heces, pero, también es normal que los laxantes estimulantes le produzcan daños al paciente.

Deja un comentario