Para Que Sirve La Faringe

La faringe es un canal que forma parte de nuestro cuerpo, por donde pasa tanto el alimento que consumimos, como el aire que inhalamos y expulsamos. Se trata de un conducto hueco, con forma de embudo; su parte superior se ubica justo en la base del cráneo, y conecta la parte de atrás de la nariz y la boca, con el sistema respiratorio y digestivo.

Su descubrimiento se le atribuye a Bartolomeo Eustachio, o Eustachi; eminente doctor que vivió durante el siglo XVI en San Severino, Italia. Se le adjudican también una gran cantidad de hallazgos en la anatomía humana, como huesos, venas, músculos, y un órgano nombrado en su honor Trompa de Eustaquio, un pequeño tubo que conecta al oído con la garganta.

¿Dónde se encuentra la faringe?

Su ubicación exacta está en la parte anterior del cuello, encima del esófago y la laringe, a esta unión se le llama laringofaringe. En este sitio se encuentra la epiglotis, una válvula que abre o cierra la entrada a estos 2 conductos que van, o al estómago o a los pulmones respectivamente; por esta razón no podemos respirar al tragar o viceversa.

En su parte superior, se divide en 2, para conectar la parte trasera de la boca, o paladar blando, esta parte se llama orofaringe. Y por encima de esta, a la cavidad nasal, también llamada rinofaringe. Se unen en el mismo tubo cilíndrico que conforma la faringe, que se ensancha en esta parte y luego se reduce hacia su base.

Mide aproximadamente 14cm en los hombres, y 13cm en las mujeres, y su función primaria es la de admitir el paso de alimentos y oxígeno, permitiendo al cuerpo tener un canal principal para dividir ambos. A continuación, se explica de forma detallada estas funciones.

Funciones de la faringe

Como ya se mencionó, inicialmente la faringe permite el paso, tanto de los alimentos como de oxígeno, pero por supuesto, va un poco más allá de un simple conducto. El cuerpo humano es sumamente complejo, y este órgano no deja de ser la excepción en nuestro cuerpo.

Deglución

La deglución es el conjunto de acciones que toma el cuerpo, la mayoría siendo simples reflejos, para llevar el bolo alimenticio, pasando por la faringe hasta el esófago, finalizando en el estómago. Comienza con el empuje del alimento con la lengua a la faringe, como consecuencia los músculos que la rodean, llamados circulares constringentes, se contraen, y el reflejo de deglución se inicia.

La deglución previene que la comida entre a la tráquea, es decir, solapa la laringe con ayuda de la epiglotis, y de esta manera previene, en la mayoría de las veces, que entren cuerpos extraños al sistema respiratorio, aunque si lo hacen, el cuerpo reaccionara tosiendo, como último recurso para expulsar lo que inevitablemente haya entrado en esa zona.

Sistema respiratorio

Al respirar tomamos aire por los conductos nasales, o también por la boca. Una vez que pasa por estos sitios, entra a la faringe, una vez más permitiendo que la epiglotis cierre el paso hacia el esófago, y abriendo entonces en camino a la laringe, hasta los pulmones, pasando antes por la tráquea.

Al inicio se mencionó que la faringe estaba recubierta de una pared mucosa, la cual sirve como sensor receptor de todo lo que pase por la faringe, y activando así el reflejo correspondiente al material que ingrese, dando la señal a la epiglotis de abrir el conducto correcto.

Por esta causa, la irritación de esta mucosa, bien sea por bacterias o virus, o la incorporación de materiales extraños, produce una enfermedad conocida como Faringitis, que desglosaremos más adelante.

La vocalización

La emisión de sonidos a través de la boca se produce gracias a las cuerdas vocales, encontradas en la laringe. La función de la faringe en este caso, es el de transportar el aire a la laringe, haciendo vibrar así las cuerdas vocales, emitiendo el sonido que articulamos y como consecuencia, emitimos la voz que nos caracteriza. En teoría sería una consecuencia secundaria a la respiración.

La conexión con el oído medio y la presión

En la introducción al tema, se habló de Bartolomeo Eustachio, y el órgano que descubrió, al que se le nombró Trompa de Eustaquio. Este es un pequeño canal o tubo que une la faringe con una zona del oído, permitiendo así que haya una comunicación nasofaríngea.

La apertura y cierre de este conducto, permite la comunicación de aire hacia el oído interno, logrando así que se iguale la presión interna de este, con la presión externa del ambiente; de esta manera se logrará la recepción del sonido de una manera eficaz.

Por esta manera, si tenemos una infección en el oído, o en ocasiones, si hay un material dentro de este conducto, sufriremos de varios síntomas, como dolor de cabeza, de oído interno, problemas para escuchar, mareos por la pérdida de equilibrio, entre otros.

Partes de la faringe

Si bien las partes de la faringe serían las mencionadas rinofaringe, orofaringe y laringofaringe, cada una tiene sus funciones específicas, con partes internas propias de cada una

Rinofaringe

Comienza justo detrás de las fosas nasales. En la parte superior de esta lleva por nombre vacum, y posee un órgano del que casi todos tenemos consciencia de su existencia, las amígdalas faríngeas o adenoides, las cuales, al sufrir de infección, o inflamarse, nos producen gran malestar y secreción de mucosas constante.

En este sitio, tanto de lado izquierdo como derecho, encontramos la unión con la parte nasofaríngea, y por ende la comunicación con la Trompa de Eustaquio, de la cual hablamos anteriormente. Al fondo, se aprecia el arco formado por l vértebras C1 a C6.

Orofaringe

Se encuentra detrás de la cavidad oral, a través del istmo de las fauces. Limitada por arriba por el paladar, hasta llegar a la epiglotis, en ella también encontramos un juego de amígdalas llamadas palatinas o anginas, y al igual que las adenoides, al inflamarse por infección, provocan gran malestar.

Laringofaringe

Constituye la parte inferior de la faringe, y tal vez la más importante, por su función reguladora de la acción de la epiglotis, pues en esta zona se encuentran los músculos que provocan el movimiento de esta última.

Músculos que componen la faringe

Los músculos que forman parte de la faringe son varios, divididos por 2 estratos o capas: una franja interna y compuesta por 3 músculos de forma circular y realizan movimientos constrictores, y la externa y longitudinal, que comprende los músculos dilatadores o elevadores.

Los músculos constrictores son los principales protagonistas el movimiento de la epiglotis, contrayéndose y cerrando la comunicación hacia el esófago, y relajándose cuando se ingiere el bolo alimenticio. También ayudan al movimiento de las cuerdas vocales. Los elevadores o longitudinales, recorren toda la faringe de tope a base, comprometidos en el movimiento vertical de la laringe.

Fenómenos y curiosidades de la faringe

  • Se pueden ingerir tanto líquidos como sólidos en cualquier posición gracias a esta, debido a un proceso llamado Peristalsis, aunque no solo ocurre en la faringe, sino en cualquier conducto donde deban pasar materia. Consiste en la contracción rítmica en forma de onda de los músculos anteriormente mencionados, ayudando así a este movimiento.
  • La deglución de manera general, ocurre en un inicio de manera voluntaria al tragar, pero el resto de movimientos se hacen de manera involuntaria hasta llegar al estómago.
  • El tejido superficial de la faringe está compuesto por músculos surcados por fibras, y la inferior es totalmente lisa.
  • Las amígdalas no forman un órgano 100% necesario para el cuerpo, y en muchos casos, son extirpadas, pues en algunos individuos son foco de infecciones muy recurrentes.
  • No todas las personas tragan igual, pues el movimiento de los músculos de la faringe, es igual al del resto del cuerpo, es decir, si se tensan demasiado, pueden generar ciertos problemas a largo plazo. Dependerá pues, del estado de relajación de esa persona.

Enfermedades de la faringe

Faringitis

Ocurre por la infección de la mucosa que recubre esta, bien sea viral, aunque en la mayoría de los casos es causada por bacterias. Puede producirse por simple resfriado común, o incluso, por enfermedades de transmisión sexual. Los síntomas incluyen dolor de garganta, incomodidad al tragar, fiebre y secreción de mucosas por las fosas nasales , boca y saliva.

Si no es tratada con el debido cuidado, se han registrado casos de infecciones renales por desplazamiento de las bacterias, o en su defecto, meningitis, al infectar las membranas cerebrales.

Amigdalitis

Es la inflamación de una o en su defecto, ambas amígdalas palatinas, dentro de la zona orofaringe, y se asemeja mucho a la faringitis en la sintomatología. Causada pues por la secreción de anticuerpos para combatir infecciones, tanto por virus como por bacterias, en casos extremos, puede causar un cuadro denominado absceso amigdalino, es una complicación poco recurrente si no se le proporciona el cuidado médico adecuado.

Cáncer de nasofaringe

No se conocen muchos casos de este en occidente, pero si en varias zonas de Asia y Eurasia. Se cree, pues no hay un análisis concluyente, que lo ocasiona el virus de Epstein-Bar. Su síntoma inicial es la obstrucción de las vías respiratorias y las Trompas de Eustaquio. En ocasiones puede llegar a paralizar parte de la cara.

Su índice de supervivencia es bastante alto en comparación con muchos otros, llegando a ser de 35% si no se detecta en los primeros 5 años desde el inicio del padecimiento su tratamiento es con quimioterapia.

[simple-author-box]

Deja un comentario