Para Qué Sirve Un Jabón Exfoliante – Como Usarlo, Beneficios, Como Hacerlos.

Al pasar de los años, los humanos han recurrido a diversas formulaciones que benefician y cuidan la salud de la piel, como por ejemplo, el uso de jabones exfoliantes. Por lo cual, en esta reseña nos centraremos en para qué sirve un jabón exfoliante y cuáles son los mejores según el tipo de piel.

Estos productos sean caseros o no, permiten la eliminación total de las células muertas, impurezas y escamas que frecuentemente se sitúan en la superficie de la piel. Dicha acumulación de residuos e impurezas permite dar origen a una piel con apariencia opaca y a la obstrucción de los poros, por lo cual, tendrá una apariencia no agradable ni cuidada. Por dichas razones, en el ámbito domestico el uso de los exfoliantes es muy importante debido a que logran iluminar, suavizar y le devuelven una sana apariencia a la piel.

Los jabones de exfoliación logran limpiar la piel a profundidad, debido a que permiten que la piel goce de sustancias que la logran nutrir y oxigenar. Estos productos se pueden utilizar 1 o máximo 2 veces a la semana siempre y cuando el tipo de piel sea grasa, si la piel es seca o común, se pueden usar cada 15 días. En el caso de que sea una piel sensible se recomienda que se utilicen cada 15 o 30 días siempre hidratándola después.

Para qué sirve un jabón exfoliante

Para qué sirve un jabón exfoliante

Los jabones exfoliantes sirven para eliminar todas las células muertas que normalmente se logran acumular en la piel impidiéndole su adecuada respiración. Las células de la piel se multiplican para luego morir y ser renovadas. Cuando se realizan exfoliaciones, se estimula la microcirculación sanguínea y la regeneración celular de la piel. Gracias a todo ese proceso la piel puede retomar su flexibilidad y suavidad.

La frecuencia de exfoliación depende totalmente del tipo de piel de la persona. En el caso de pieles sensibles y secas, es suficiente realizar el proceso cada 15 días, si se trata de una piel normal se puede realizar 1 vez a la semana y si es una piel grasa se recomienda que sea 2 veces a la semana. Es importante aclarar que cada proceso de exfoliación debe ir acompañado de una crema hidratante para así poder restaurar la capa protectora de la piel. Además de ello, se debe recordar que luego de la exfoliación, la piel puede absorber de mejor forma los tratamientos que se quieran aplicar.

Beneficios de los jabones exfoliantes

  1. Elimina todas las células muertas: La piel queda totalmente tonificada, limpia y lista para protegerse ante los rayos del sol.
  2. Anti envejecimiento: Debido a que es una limpieza profunda activa la circulación y se previene el envejecimiento de la piel, como también se logra favorecer la oxigenación de la misma.
  3.  Renueva tu piel: La exfoliación frecuente de todo el cuerpo logra estimular el sistema linfático, por lo cual logra liberar las toxinas por medio de los poros de la piel u epidermis.
  4.  Te hará lucir mejor: Le otorga a la piel un tacto más suave y una apariencia más uniforme.
  5.  Aliada en la depilación: Cuando se utilizan exfoliantes corporales se logra evitar el desarrollo de los incomodos vellos enquistados que se originan por la depilación.
  6.  Prepara tu piel: Cualquier producto de belleza logra actuar de mejor forma ante una piel totalmente limpia de células muertas, residuos o impurezas.
  7. Realza el bronceado: Si la persona posee un bronceado, al realizarse una exfoliación podrá realzarlo de manera uniforme.

Para qué sirve un jabón exfoliante

Como usar un jabón exfoliante

A continuación, se explicará paso a paso como utilizar un jabón exfoliante:

  1. Primeramente, se debe limpiar la piel con agua tibia, es importante evitar el agua caliente ya que podría secar y maltratar la piel.
  2. Toma un poco de jabón exfoliante y aplícalo por toda el área que quieras limpiar.
  3. Realiza masajes suavemente hasta que el jabón se esparza por toda la zona deseada. Es importante tener en cuenta que si frotas muy fuerte podrás irritar la piel, por lo cual se enrojecería.
  4. Luego que hayas esparcido el exfoliante por toda la piel y se haya masajeado lo suficiente, lava la zona hasta que se haya quitado por completo. La piel se debe sentir muy suave y lisa, y su apariencia debe ser sana.
  5. Con pequeños toquecitos seca el área tratada de forma suave con una toalla totalmente limpia.
  6. Por último, debes hidratar la piel, puedes utilizar la crema de tu preferencia.

Como preparar un jabón exfoliante

Para preparar un jabón exfoliante gelatinoso se necesitan los materiales a continuación:

  • Base de la forma que se quiera el jabón.
  • Azúcar morena.
  • Semillas de amapola.
  • Jabón de glicerina.
  • Esencia aromática (opcional).
  1. Primeramente, se debe colocar a derretir el jabón de glicerina (jabón base) en el microondas o a baño maría. Cuando ya esté completamente derretido, se pasa a otro recipiente.
  2. Se le añade la esencia aromática y el colorante del color de su preferencia. Por ejemplo, puede ser una esencia aromática de fresa y un colorante rojo.
  3. En otro bol, se debe colocar medio vaso de azúcar morena y aproximadamente se le añade una cucharilla de semillas de amapola (cantidad según la preferencia) se remueve y luego se le debe añadir el jabón ya derretido con la esencia aromática y el colorante.
  4. Luego de ello, se debe remover muy rápido para después colocarlo en la base de la forma de su preferencia. Por último, se debe dejar secar y listo ya se tendrá el jabón exfoliante.

Mejores jabones exfoliantes

-Jabón de avena: La avena es la principal enemiga de la grasa facial, entre los más populares jabones se encuentra el de avena debido a que son excelentes para la exfoliación de la piel y para eliminar el característico brillo de los cutis grasos.

-Jabón de glicerina: Estos jabones se caracterizan por su transparencia total. Además de ello, son muy ligeros y se pueden disolver con gran facilidad en el agua. La glicerina se encarga de humectar la piel y eliminar pequeños barros o acné de forma perfecta.

Para qué sirve un jabón exfoliante

-Jabón neutro: Estos jabones no poseen colorantes ni aromas, por lo cual es perfecto para las pieles con alergia o que sean muy sensibles. Esta clase de jabón es perfecta para lavar el rostro antes de que te maquilles, como también, justo después de quitarte el maquillaje.

-Jabón de azufre: Para los casos más severos de acné, se recomienda ampliamente este tipo de jabón, debido a que es capaz de secar las espinillas y los barros. Como también, posee propiedades anti-bacteriales y antisépticas. A pesar de ello, para algunos tipos de piel puede resultar muy fuerte, por ello es mejor consultar con un dermatólogo antes de utilizarlo.

-Jabón con miel: La miel no solo es capaz de beneficiar la salud interna, sino también la piel. Los jabones de miel permiten retener toda la humedad de la piel, por lo cual calma algunas ligeras erupciones y también ayuda a exfoliar por completo la piel.

Deja un comentario