Para Qué Sirve Un Interruptor Diferencial – Como Funciona – Tipos.

Los interruptores diferenciales o ID, nombrados de diferentes maneras, por ejemplo, disyuntores, dispositivo diferencial residual, o RCCB, son instrumentos o sistemas de protección automatizados, los cuales cumplen con una función sumamente importante, que es la de proteger a las personas que trabajen con circuitos eléctricos, de cualquier tipo de descarga eléctrica, derivada del circuito.

Para qué sirve un interruptor diferencial

Cuentan con un interruptor maestro que corta totalmente la corriente eléctrica del sistema en caso de detectar una falla, aumento anormal de las variables eléctricas, o del contacto entre una persona y un punto a tierra que provoque incidentes y daños al individuo.

Pueden activarse por el contacto directo con componentes activo del sistema, o por la derivación de energía a través de elementos que actúen como puentes eléctricos entre el circuito y un punto a tierra como, por ejemplo, el deterioro de aislamientos necesarios que permitan el contacto con componentes ajenos, como cajetines metálicos o incluso personas sin la protección debida.

Funcionamiento de un interruptor diferencial

Todo interruptor diferencial tiene en su interior 2 bobinas, una que se alimenta de la corriente que fluye a través de ella creando un campo magnético estable y continua su tránsito hacia el circuito. La segunda bobina va a energizarse con la corriente proveniente del circuito, que en teoría debería ser de la misma intensidad, haciendo que la segunda bobina emita un segundo campo magnético de igual intensidad, pero carga opuesta al campo de la primera bobina, anulándose entre ambos.

Para qué sirve un interruptor diferencial

Si por alguna razón, los campos magnéticos difieren en sus niveles estables, se accionará el interruptor, provocando la desconexión total del sistema. Esta diferencia de niveles puede deberse a varios factores, un bajón repentino de fase eléctrica, el impacto de un rayo que sobrecargue el sistema de entrada, o por consecuencia, como ya se mencionó, del contacto de una persona con el circuito.

En varios países, el uso de interruptores diferenciales, disyuntores, o breakers, es obligatorio en resoluciones de ley, para instalaciones eléctricas donde se manejen corrientes continuas con voltajes iguales o mayores a 110v, tanto civiles, militares como industriales.

Características de los interruptores diferenciales

A pesar de que existe una gran diversidad de interruptores de este tipo, se ha estandarizado en una gran cantidad de países que, para el uso de circuitos de 110v en adelante, se instales equipo de alta sensibilidad, los cuales se activen con corrientes de escape menores o iguales a 30 mili amperios, y con tiempos de respuesta mínimo 50 mili segundos. Estas son mediciones hechas para salvaguardar la seguridad de una persona expuesta a altos voltajes.

Las características fundamentales que definen a cada interruptor son principalmente la sensibilidad, que está ligada estrechamente al amperaje, la cantidad de conexiones y la cantidad de polos.

Clases de interruptores diferenciales

La diversificación de este tipo de equipos eléctricos se ha debido a la adecuación de sistemas específicos, sensibilidades correspondientes al amperaje trabajado y el ámbito en el que serán usados. Cada uno realizando el mismo trabajo para cada caso.

  • Clase AC: Los más usados en casi todo el mundo, aunque prohibidos en muchos países por su baja sensibilidad y permisión al dejar pasar muchas corrientes de fuga. Su uso es frecuentado en corrientes senoidales (la corriente recreada por oscilación senoidal es la más estable y generalmente al describir la corriente alterna actual, se habla realmente de este tipo).
  • Clase A: Igualmente usado para corriente continua, están familiarizados con circuitos electrónicos o que contengan alta reactancia electrónica. Evita de manera muy eficiente las descargas de origen atmosférico, que generalmente queman equipo en milésimas de segundos. Su sensibilidad es muy grande en comparación con otros interruptores.
  • Clase B: Son usados en casos donde la corriente alterna a asegurar no sobrepase 1KHz de frecuencia. Generalmente se usa en equipos como cargadores de baterías los cuales contengan un transformador de poco amperaje.
  • Clase B+: Son un poco más potentes que la clase anterior, pudiendo proteger de corrientes de fuga cuya frecuencia no pase los 20KHz. Contienen un umbral de acción para potencias de hasta 420 mili amperios.
  • Clase F: Vienen configurados para proteger, aparte de corrientes alternas, a aquellas que vienen con frecuencias mezcladas de fugas de circuitos en redes electrónicas. Por esta última razón, se activa a frecuencias con variables de hasta 1000 Hz.

Tienen una configuración de retraso, o efecto retardado, para evitar cortes no deseados en redes eléctricas de suma delicadeza, que consiste en permitir desfases que duren hasta 10 mili segundos.

  • Clase S: Su adecuación es parecida a los Clase F en el sentido de su retardo, pues son usados para condiciones específicas, si se necesita disponer de 2 interruptores preferenciales, es decir, es un interruptor preferencial. Trabajan al inicio del circuito, y dejarán pasar corrientes de intensidad específica en un tiempo muy específico, y si esta difiere de dichos parámetros, el interruptor se activará, cortando el paso de energía.
  • Clase termomagnéticos o térmicos: Su uso está ligado esencialmente a la medición detallada de la energía calórica desprendida por el paso continuo de corriente a través de este. Puede o no funcionar con bobinas, o en su defecto sensores de calor, ya que se activan al detectar el incremento excesivo de calor en la corriente de entrada o salida.

Importancia de los interruptores diferenciales

La aplicación de este tipo de instrumentos en los hogares, fue una revolución total, tanto en materia de seguridad, como en tecnología. La protección que ofrecen es total para los equipos eléctricos, y como pudimos relatar, se han impuesto como ley en casi todo el mundo.

Cabe acotar que estos equipos siempre irán de la mano con su adecuada puesta a tierra, ya que la consecuente acción por parte de esta herramienta será desviar la corriente remanente al punto de anclaje a tierra, cortando de lleno el paso de la misma.

La cantidad de vidas salvadas por los interruptores diferenciales es incontable, y cada día sigue creciendo, pues los errores cometidos en una instalación eléctrica, o mala manipulación de artefactos o electrodomésticos, no se pueden contar, y mucho menos amainar, ya que son parte de nuestra cotidianidad, y lo mejor para el hombre es continuar la invención de equipos que protejan su seguridad frente a estos peligros

►►También te puede interesar

Compartir es sinónimo de bondad. Se bondadoso...

Deja un comentario