Qué es y Para qué sirven Los Esfingolípidos

Los Esfingolípidos, son lípidos considerados complejos formados gracias a los aminoalcoholes insaturados que conforman una cadena hidrocarbonada insaturada. Para qué sirven Los Esfingolípidos? Ellos constituyen una de las tres gigantes familias de lípidos, están diferenciados en las membranas biológicas.

Al igual que los glicerofosfolípidos y los esteroles son moléculas anfipáticas. Es decir, los glicerofosfolípidos están identificados por un tipo de moléculas que representan un carácter indeterminado ya que tiene la condición de disgregarse en el agua al mismo tiempo, los cuales rechazan el agua. Encontrándose con una región polar hidrofílica y una región apolar hidrofóbica.

Para qué sirven Los Esfingolípidos

Los esfingolípidos aparecieron representados por primera vez en 1884 gracias a Johann L. W. Thudichum, quien representó los tres esfingolípidos, ellos son: la esfingomielina, los cerebrósidos y la cerebrosulfatida, quienes corresponden a las tres variedades desiguales que se conocen como los fosfoesfingolípidos, glucoesfingolípidos neutros y acídicos.

Contrastado entre los glicerofosfolípidos y los esfingolípidos, quienes no están fundados sobre una molécula de glicerol 3-fosfato como esqueleto primordial, sino que son compuestos emanados de la esfingosina, un aminoalcohol con una extensa cadena hidrocarbonada acoplada por un enlace amida.

Son conocidos por lo menos cinco prototipos de bases diferentes para los esfingolípidos en los mamíferos, diferenciándose por su complejidad y diversidad. Teniendo la particularidad de unirse a más de veinte ejemplares de ácidos grasos diferentes, con longitudes y grados de saturación inestables, aparte de las múltiples diversificaciones en los grupos polares que se pueden facilitar.

Las membranas biológicas conservan alrededor de 20% de esfingolípidos, teniendo diversas y significativos ocupaciones en las células, desde estructurales hasta transducción de señales e intervención de diversas técnicas de comunicación celular.

Para qué sirven Los Esfingolípidos

La colocación de estas moléculas se altera dependiendo de la ocupación de la organela donde se localicen, regularmente la concentración de esfingolípidos es mayor en la monocapa externa de la membrana plasmática en relaciíon a la monocapa interna y otras secciones.

En los humanos existen alrededor de 60 especies de esfingolípidos, de los cuales algunos son muy importantes sus componentes en las membranas de las células nerviosas. En tanto otros juegan importantes papeles estructurales o participan en la transducción de señales, reconocimiento, diferenciación celular, patogénesis, muerte celular programada, entre otros.

Grupos

esfingolípidos

Hay tres grupos de esfingolípidos, todas ellas derivadas de la ceramida, se diferencian en entre sí por los agrupaciones polares, entre ellas se encuentran: las esfingomielinas, los glucolípidos y los gangliósidos.

  • Las Esfingomielinas

Son los que comprenden la fosfocolina o fosfoetanolamina como grupo de cabeza polar, por lo que se catalogan como fosfolípidos al igual que los glicerofosfolípidos. Siendo muy parecidos a las fosfatidilcolinas, en cuanto a la organización tridimensional y a las propiedades generales ya que no tienen carga en sus cabezas polares.

Están representadas en las membranas plasmáticas de las células animales, siendo esencialmente abundantes en la mielina, una envoltura alargada que rodea y aísla los axones de algunas neuronas.

  • Glucolípidos o glucoesfingolípidos neutros (sin carga)

Se localizan principalmente en la cara externa de la membrana plasmática y conservan uno o más azúcares, representados como un grupo de cabeza polar acoplados directamente al hidroxilo del carbono 1 de la porción ceramida. No poseen grupos fosfato, ya que su pH 7 no tienen carga, llevan el nombre de glucolípidos neutros.

Los cerebrósidos tienen una sola molécula de azúcar que está unida a la ceramida, los cuales también tienen galactosa. Están localizados en las membranas plasmáticas de las células de tejidos no nerviosos. Los globósidos son glucoesfingolípidos con dos o más azúcares, normalmente D- glucosa, D- galactosa o N- acetil-D- galactosamina.

  • Gangliósidos o glucoesfingolípidos acídicos

Conforman el subgrupo de los esfingolípidos más complejos, los cuales poseen oligosacáridos y uno o más residuos de ácido N- acetilmurámico terminales. Son nombrados como ácido siálico, el cual conduce la carga negativa a pH 7 de los gangliósidos, difiriendo de los glucoesfingolípidos neutros.

La nomenclatura de esta clase de esfingolípidos está relacionada con la cantidad de residuos de ácido siálico que actúa en la porción oligosacárida de la cabeza polar.

Características

Las cadenas de ácidos grasos estan relacionadas por enlaces amida a las ceramidas, las cuales están comúnmente saturadas, expandiéndose a ser de gran extensión de las que se encuentran en los glicerofosfolípidos, siendo concluyente para la actividad orgánica de estos.

Una particularidad bastante específica del esqueleto de los esfingolípidos es que logran poseer carga neta positiva a pH neutro de un momento a otro. Lo cual es anómalo entre las moléculas lipídicas, pues solo logran hacerlo estas en particular. No obstante, el pKa del grupo amino es menor en relación a una amina simple, encontrándose entre 7 y 8, estando una fracción de la molécula no cargada a pH fisiológico, explicándose el movimiento independiente de estos registradas en las bicapas.

La sistematización habitual de los esfingolípidos resulta de las variadas alteraciones que alcanza sobrellevar la molécula de ceramida, en cuanto a las sustituciones de los grupos de la cabeza polar.

Metabolismo

La destitución de los esfingolípidos se realiza por las enzimas glucohidrolasas y esfingomielinasas, quienes están recomendadas para cambiar las transformaciones de los grupos polares. Siendo, las ceramidasas quienes restablecen las plataformas de cadena larga en cuanto a las ceramidas.

Los gangliósidos son destituidos por un conjunto de enzimas lisosómicas que catalizan, es decir que  aumentan la velocidad de la reacción y la eliminación paso a paso de las unidades de azúcar, produciendo al final una ceramida.

Otro acceso a la degradación radica en la internalización de los esfingolípidos en vesículas endocíticas, las cuales son enviadas hacia la membrana plasmática o transportada a los lisosomas donde son mortificados por hidrolasas ácidas específicas.

[simple-author-box]

Deja un comentario