Para Qué Sirve Un Enema – Tipos – Riesgos Y Contraindicaciones

Como todos sabemos, el colon es el encargado de dividir todos los desechos, de los compuestos nutritivos que entran en el organismo del ser humano. Pero, con el paso del tiempo, se presenta un típico problema, y es que la barrera que cubre todo el colon, se ensucia. Como consecuencia de ello, se pueden llegar a acumular grandes cantidades de mucosidad, materias tóxicas y parásitos. En esta oportunidad, nos centraremos en para qué sirve un enema.

Los enemas son remedios naturales muy diversos, que se encargan de limpiar de forma efectiva, tanto el colon, como los intestinos de una persona, por medio de la introducción de una acuosa solución, ya sea en un estado frio o tibio, por medio del recto. La ventaja principal de estos dichos enemas, es que a diferencia de los laxantes, no irritan en ningún momento el colon, por lo cual, no son capaces de dañar la pared de los intestinos, no producen alteración significativa de la flora intestinal ni alteran el ritmo natural de acción.

Se podría decir, que las indicaciones de los enemas son primordialmente sanitarias, un ejemplo muy común es cuando antes de un parto se realiza una prueba diagnóstica, para así saber si la mujer necesita el colon limpio, o también antes de alguna intervención quirúrgica.

Para qué sirve un enema

Para qué sirve un enema

Los enemas sirven principalmente para vaciar el colon o el intestino, se puede realizar por distintas razones, como anteriormente se nombró, puede ser por alguna intervención quirúrgica o antes de algún tipo de examen que lo requiera. Sin embargo, también se utilizan para las personas que son estíticas o como un método o medicamento que ayuda a desinflamar dicho colon. Además de todo lo explicado, los enemas también funcionan como un remedio o método para los siguientes casos:

  1. Puede combatir el estreñimiento, logrando extraer todos los restos intestinales por medio de la estimulación o incitación del peristaltismo.
  2. Funcionan como un lubricante para el recto, logrando que las heces o al menos el resto, se reblandezcan.
  3. Se puede usar para una limpieza profunda y eficaz del recto y colon, para las preparaciones de partos o incluso otros procedimientos.
  4. Los enemas también funcionan para la administración de compuestos nutricionales y medicinas.

Para qué sirve un enema

Tipos de enema

Existe una gran cantidad de tipos de enemas, a continuación detallaremos algunos:

  • Enemas Evacuadores o de Limpieza: Este tipo de enema es el más común, normalmente el líquido en el recto no se retiene mucho más de 2 o 3 minutos transcurridos, en dicho tiempo el paciente podrá defecar la solución acuosa, con gases, la materia fecal, entre otros. También se puede recalcar que esta clase de enema es el más simple, y con ellos se logra la limpieza del colon descendente y el recto. En pocas palabras, es el típico método para tratar los estreñimientos ocasionales.
  • Enemas de Retención: En estos tipos de enemas, la principal finalidad no es limpiar el intestino, al contrario, se basa en que el paciente pueda retener durante 20 o 30 minutos la solución acuosa, para que así el intestino pueda absorber el principio activo que normalmente se disuelve en dicha solución acuosa.

De ambos tipos ya explicados, se pueden generar algunos subtipos, como por ejemplo:

  1. Enema Antiséptico: Poseen principios activos que se basan en destruir las bacterias y los gérmenes.
  2. Enema Emoliente: Se podría decir que su finalidad se basa en proteger y lubricar la mucosa del intestino.
  3. Enema Antihelmíntico: Se encarga de eliminar ciertos parásitos que se sitúan en el intestino.
  4. Enema Medicamentoso: Este enema sirve para la administración de fármacos determinados, como por ejemplo, los sedantes. También es importante recalcar que su uso es excepcional.
  5. Enema Oleoso: Este tipo de enema tiene como finalidad facilitar la deposición y ablandar las heces.
  6. Enema Alimenticio: Sirve o funciona para administrar diversos nutrientes.
  7. Enema Opaco: Este tipo de enema, habitualmente se usa para los exámenes radiológicos de mayor precisión, como por ejemplo los del intestino.
  8. Enema Carminativo: Se utiliza para facilitar o ayudar a la expulsión de gases intestinales.

Para qué sirve un enema

Procedimiento para aplicar un enema

A continuación se explicara detallada y brevemente como aplicar un enema:

  1. El primer paso es preparar la bolsa de enema con la solución recomendada o recetada por el médico, es importante que la bolsa este fija para que pueda contener dicho liquido sin ningún problema.
  2. Luego de que se haya llenado la bolsa, es importante sujetarla cómodamente para abrir la abrazadera y así permitir que dicho liquido deje salir a cualquier burbuja de aire que se pueda haber generado. Este proceso se realiza con el objetivo de no permitir que entre aire, ya que pueden generar cólicos.
  3. Se recomienda medir y marcar una distancia aproximada de 10cm en el tubo del enema para que así te asegures de no colocarlo a una profundidad mayor de esa, en el recto.
  4. La persona se deberá recostar del lado izquierdo, y flexionar las rodillas en dirección al pecho. Esta posición lograra cambiar la posición de la parte inferior del colon, y así se podrá recibir una cantidad mayor de líquido desde el recto.
  5. Luego, se deberá introducir el tubo del enema lentamente en el recto, aproximadamente a una profundidad de 9 cm.
  6. Se debe esperar un poco, para que el líquido pueda ingresar al recto. Si se utilizara una botella de enema, se debe presionar suavemente. En cambio, si se utiliza una bolsa de enema, se deberá soltar la abrazadera y dejar que el líquido llene el interior.
  7. Y por último, la persona se deberá dirigir al baño para defecar. Si dicha persona posee estreñimiento se recomienda que permanezca recostado por lo menos unos minutos antes de ir al baño a expulsar el líquido.

Para qué sirve un enema

Contraindicaciones de un enema

A pesar de que los enemas generan resultados muy adecuados en determinadas situaciones, no se recomiendan en las situaciones siguientes:

  1. Cuando la persona posee un traumatismo en el abdomen.
  2. Cuando existe sangrado de tubo digestivo.
  3. Si la persona padece de inflamación intestinal o apendicitis.
  4. En casos de peritonitis.
  5. No se recomienda luego de una intervención quirúrgica de abdomen.
  6. Alergia, intolerancia o sensibilidad a los compuestos del enema.
  7. Deshidratación.

Para qué sirve un enema

Riesgos de un enema

Los enemas solo deben ser utilizados de forma ocasional, a pesar de que se traten de un método natural, de igual forman son capaces de generar efectos contrarios a los deseados:

  1. El uso abusivo de los enemas, es capaz de favorecer la diarrea.
  2. En dosis continuas o muy fuertes se pueden aumentar los riesgos de deshidratación.
  3. Se puede generar fatiga.
  4. Algunos de los productos que se usan para el enema, podrían generar reacciones alérgicas.
  5. Utilizar los enemas de forma habitual, podría entorpecer la capacidad de limpieza natural del colon.
  6. Puede generar irritación en los intestinos, y por ello, el sangrado en heces podría aparecer.
  7. Hinchazón abdominal u obstrucción del intestino
  8. Sequedad en los intestinos.
  9. Algunos laxantes, son capaces de interferir en la absorción o impregnación de nutrientes.

Para qué sirve un enema

Por todo lo explicado en el artículo, se podría entender que los enemas son de gran ayuda o beneficio, siempre y cuando su uso sea necesario.

Si te gusto este artículo no olvides compartir…

►►También te puede interesar

Compartir es sinónimo de bondad. Se bondadoso...

Deja un comentario