Qué Es Y Para Qué Sirve Un Disco SSD – Como Funciona – Características.

Disco SSD

En el mundo actual manejamos la información digital de nuestra computadora mediante el uso de memorias o discos duros, los cuales son artefactos que emplean el magnetismo, en este caso, la grabación en un disco metálico por medio de este efecto.

Se les llaman discos duros o rígidos debido al hecho de usar discos metálicos formando uno solo mucho más grueso, unidos por un eje, que los hacen girar a gran velocidad dentro de una caja de almacenamiento metálica que los deja en completo vacío dentro.

Para qué sirve un disco SSD

Entre cada disco metálico hay un cabezal de lectura, que se mueve para grabar o ubicar información. La punta de este cabezal nunca tocará el disco, ya que flotará sobre una lámina de aire generada por la rotación delos discos.

Esta lámina de aire tiene su papel fundamental, llamada “memoria no volátil”, es una manera de retener información sin utilizar ningún tipo de energía para su almacenamiento. Este tipo de memoria no solo se aplica a discos duros, sino también a dispositivos ópticos, como CD-ROM, lectoras de DVD, Blu Ray, disquetes, o cualquiera que use lectores sobre láminas que giren a gran velocidad.

Es imprescindible la explicación del termino memoria volátil para la introducción de los discos SSD, o discos sólidos, ya que su principal atributo es que no usan memoria no volátil, y como consecuencia, elimina el uso de los discos magnéticos.

Principal atributo de los discos SSD y su diferencia con los HDD

Como ya se mencionó, los discos sólidos eliminan el uso de discos magnéticos, como es el caso de los HDD, o por sus siglas en inglés, Hard Drive Disk. En su defecto, su estructura está compuesta por microchips de memorias flash, como las usadas en los pendrives, que se conectan entre sí a través de una tarjeta integral.

Para qué sirve un disco SSD

Esto trae como consecuencia que la carga del sistema operativo, la búsqueda de información, y la desfragmentación de información, tengan una velocidad increíble, ya que para la interacción de las memorias flash con el equipo, es a través de un procesador integrado y exclusivo del disco.

Por el consiguiente uso de memorias integradas a una tarjeta, sin necesidad de un equilibrio delicado en la posición de los discos magnéticos, los SSD son muy resistentes a los golpes, movimientos bruscos y cambios de temperatura, pues no contienen una memoria no volátil que se vea afectada por estos desajustes.

Historia de los discos SSD

Su historia se puede remontar a la década de 1950, con memorias de núcleo magnético, la cual por magnetismo y reacción química de láminas del mineral ferrita, podía grabar bits de información en esta.

En el año 1978 la compañía Texas Memory presentó un avanzado sistema de memorias juntas en un solo núcleo, con una capacidad de 16 Kb, que se usó en empresas petroleras. En el año 1986 Sale a la luz la BATRAM, una unidad de 4 Mb con tecnología similar, pero esta tenía una batería, que conservaba los archivos, una vez que se apagara el equipo y, por consiguiente, no pudiera retener la información.

SSD y la tecnología flash

El año 1995 la empresa M-Systems lanzó un disco sólido en el cual fusionaba la tecnología Flash, usada hoy en una enorme cantidad de dispositivos de almacenamiento, la cual funciona con pequeños transistores, o switches microscópicos programables, dispuestos mediante código binario. Esta tecnología también permitió el resguardo de información una vez se apagara el equipo.

Fue en esta época que la unión de ambas tecnologías dio un importante paso a la tecnología informática, sobre todo la militar, pues el uso de equipos de poco tamaño, y que aseguraran su uso sin importar las vibraciones, turbulencias, golpes o condiciones climatológicas, fue un gran hito para los equipos balísticos.

Para el año 2009, la empresa OCZ revolucionó el mundo de los SSD, en la que hasta hoy ha sido uno de los equipos sólidos de mayor capacidad en muchos sentidos, pues su SSD contaba con una capacidad de 1 Tb, que en la época era difícil ver en discos duros, con una velocidad de escritura de 654 Mb por segundo y una respuesta de lectura de 712Mb por segundo.

El potencial problema con los discos SSD

La eliminación de los discos magnéticos para dar paso al uso de los microchips de memoria y su tecnología flash es una revolución importante desde hace muchos años, pero el uso de estos tiene un gran defecto, y es que la eliminación y reescritura de archivos en estos dispositivos tiene una vida limitada.

Para qué sirve un disco SSD

La causa de esto va adherida a la versatilidad de la unidad SSD o, mejor dicho, al funcionamiento de las memorias flash. La mecánica de este tipo de memorias consiste en el encapsulamiento y consecuente liberación de electrones, dentro de las micro celdas que contienen las memorias, esto trae como consecuencia un desgaste irreparable dentro de la estructura de las memorias.

Adherido a este hecho, un electrón puede mantenerse dentro de las celdas, y escapar en otro momento, por lo que puede haber más de 1 electrón por celda, y como consecuencia, manejar voltajes diferentes, esto hace que el disco desgaste la cantidad de voltaje con la que puede presentar la información y, con el tiempo, se va reduciendo.

Por supuesto, son defectos manejables a la hora de elaborar los equipos, y cada fabricante coloca el tiempo de vida de cada disco SSD. Al construir un SSD, se calcula su vida útil por cantidad de datos que puede manejar a diario. En sus inicios, estos discos solo podían admitir 10 mil operaciones, antes de quedar totalmente inservibles. De allí se corrió su mala fama.

Hoy día los discos SSD que salen al mercado cuentan con una vida útil de 25 años, si se manejan con operaciones de no más de 10 Gb por día, y si se maneja información de 40 Gb por día continuos, se reduciría hasta 7 u 8 años.

Cada día se va minimizando este defecto, con la adecuación de materiales de mayor duración, o mecánicas eléctricas que mejores el estatus de estos discos. Pero la sustitución total de discos duros por discos SSD no será total, ya que las virtudes de uno las compensa con los defectos del otro, como consecuencia, se aconseja el uso de ambos tipos, para manejar mucho mejor nuestra información.

►►También te puede interesar

Compartir es sinónimo de bondad. Se bondadoso...

Deja un comentario