Qué Es Y Para Qué Sirve Un desfibrilador Y Tipos

El desfibrilador es un dispositivo o aparato que proporciona descargas eléctricas al corazón, cuando la persona tiene una fibrilación ventricular, dicho aparato se encarga de detenerla para poder recuperar el ritmo cardíaco. Dicha fibrilación ventricular son latidos cardiacos rápidos, que no generan sangre, y es importante que inmediatamente sea detenido. El desfibrilador se usa colocando varios electrodos en el pecho de la persona, para así darle una descarga eléctrica a su corazón. En esta oportunidad, nos centraremos en para qué sirve un desfibrilador.

Estos aparatos son muy importante, por lo cual es muy común que se consigan en hospitales, clínicas, aeropuertos, polideportivos, centros comerciales, entre otros. Se podría decir que son dispositivos muy seguros y fáciles de usar. Como también, son muy precisos, por lo cual han salvado a millones de vidas.

Entre las características específicas de estos aparatos, se podría decir que:

  1. Son fáciles de utilizar si la persona posee un mínimo de entrenamiento.
  2. Poseen poco peso.
  3. Son específicos (verdaderos negativos) y sensibles (verdaderos positivos).
  4. Son muy seguros y fiables.
  5. Dependiendo del lugar, pueden ser muy económicos.
  6. Son capacitados para almacenar los eventos cardiacos del paciente o persona.

Para qué sirve un desfibrilador

Historia del desfibrilador

Según la historia, el primer reporte de uso exitoso de una desfibrilación en un humano fue en el año 1947 por Claude Beck. Cuando aplico 60 Hertz de corriente alterna directamente en el corazón de un paciente al cual se le estaba realizando una intervención quirúrgica. En la década de los 50 se realizaron múltiples estudios y/o experimentos en animales, aplicando un desfibrilador por medio de electrodos colocando en la pared torácica. Por primera vez en el año 1956 se desfibrilo a un ser humano de la misma forma.

En años anteriores se recolectaron muchos datos, y a partir de ellos descubrieron que los desfibriladores de impulso o desfibriladores de corriente continua, producían menos efectos secundarios y eran más efectivos que los desfibriladores de corrientes alternas. Se reportaron en años sucesivos un aumento en el número de pacientes que lograron sobrevivir a paros cardiacos, por medio del uso de una unidad móvil de cuidados coronarios equipada con un desfibrilador que se alimentaba por batería. Luego, en el año 1970 se diseñaron instrumentos experimentales, tanto internos como externos, encargados de detectar o revelar automáticamente la fibrilación ventricular.

Para qué sirve un desfibrilador

Para qué sirve un desfibrilador

Este aparato o dispositivo es utilizado para tratar las afecciones que son potencialmente mortales y pueden afectar el ritmo o latidos del corazón. Como por ejemplo la taquicardia ventricular sin pulso, la fibrilación ventricular y la arritmia cardiaca. El procedimiento de este aparato, se basa en la aplicación de una descarga eléctrica al corazón del paciente, que produce la despolarización de todos los músculos del corazón. Por lo cual se restablece la conducción común del impulso eléctrico del corazón. En conclusión, un desfibrilador es una maquina o aparato utilizada para aplicar diversas descargas eléctricas terapéuticas al corazón de una persona.

Para qué sirve un desfibrilador

Tipos de desfibrilador

Los desfibriladores se pueden dividir o clasificar en 2 tipos:

Desfibriladores internos:

Este tipo de desfibrilador es un dispositivo pequeño muy parecido a los marcapasos que controlan el ritmo cardiaco de forma continua. Si el aparato detecta algún problema del ritmo que no sea demasiado grave, solo libera una serie pequeña de impulsos eléctricos indoloros para así poder corregir dicho ritmo. Si dichas series no dan resultados, o se detecta un problema mucho mayor del ritmo cardiaco, el dispositivo libera un choque eléctrico pequeño, que es conocido como cardioversión. Si dicho choque no funciona el dispositivo se encarga de liberar un choque aún más potente en el corazón, que se conoce como desfibrilación

Estos aparatos normalmente se suelen usar en personas con riesgos altos de problemas graves del ritmo en las cavidades inferiores del corazón, la principal causa de la muerte cardiaca súbita. En algunos grupos de personas con insuficiencias cardiacas, se ha logrado demostrar que realmente estos aparatos prolongan o alargan la supervivencia de dicha persona.

Desfibriladores externos:

Este tipo de desfibrilador es un aparato portátil y electrónico (producto sanitario) que se encarga de diagnosticar y tratar la parada cardiorrespiratoria cuando es producida debido a una  fibrilación ventricular (Es cuando el corazón tiene actividad eléctrica pero sin efectividad mecánica) o en los casos de taquicardia ventricular sin pulso (Cuando existe la actividad eléctrica pero el bombeo de sangre es ineficaz). Por lo cual se basa o trata de restablecer el normal ritmo cardiaco efectivo de forma mecánica y eléctricamente. La desfibrilación se basa en emitir los impulsos de corrientes continuas al corazón, logrando despolarizar de forma simultánea todas las células miocárdicas. Para que así se pueda retomar el normal o eficaz ritmo eléctrico.

Se podría decir que la causa más frecuente de la muerte súbita es la fibrilación ventricular. Este aparato es muy eficaz para la gran parte de los conocidos paros cardiacos, que en su mayor parte se producen debido a que el corazón fibrila y su ritmo no es el correcto. Básicamente, estos equipos se encargan de devolver el ritmo correcto al corazón, pero es realmente ineficaz en las paradas cardiacas con asistolia.

Para qué sirve un desfibrilador

Como funciona un desfibrilador

Normalmente, los equipos avanzados son los más fáciles de usar, desde que se encienden guían por voz y por imágenes al usuario, de tal forma explica cada uno de los pasos que se deben realizar. Básicamente, si se presenta algún problema dirá que llamen a emergencia, que se descubra el pecho de la persona y se coloquen los parches. Luego de ello, normalmente dice que examinen al paciente y después de 2 segundos recomienda si se debe dar o no una descarga, como también indica si se debe oprimir el botón.

Un dato muy importante es que estos aparatos en caso de no recomendar las descargas, aunque se oprima el botón, no se producirán, es decir, solo se activan en caso de que se necesiten. Luego de que se haya dado la descarga, recomendara que se comience con el RCP. Dichos equipos avanzados guiaran al médico o persona con un pitido que determina si las compresiones son correctas, tanto en velocidad como en profundidad, debido a que la RCP es realizada sobre una válvula.

En conclusión, la desfibrilación se basa en emitir impulsos de corrientes continuas al corazón, para que así el corazón pueda recuperar su normal o común ritmo eléctrico. La actuación rápida es la única forma de intentar o tratar de evitar la muerte súbita que se genera a causa de las fibrilaciones ventriculares.

Para qué sirve un desfibrilador

Importancia del desfibrilador

Los paros cardiacos le pueden ocurrir a cualquier persona, en cualquier momento y lugar. Es decir, esta complicación ocurre de forma inesperada, por lo cual la victima deja de respirar logrando que su corazón deje de latir. En dichos casos, la muerte es realmente inminente. En definitiva, se podría decir que la reanimación o el uso de un desfibrilador son de alta importante, debido a que con su ayuda se podrá lograr que el corazón vuelva a latir. El tiempo es determinante, por lo cual se debe actuar rápido y la descarga eléctrica se debe administrar dentro de los 3 o 5 minutos de ocurrido el paro cardiaco.

Para qué sirve un desfibrilador

►►También te puede interesar

Compartir es sinónimo de bondad. Se bondadoso...

Deja un comentario