Para Qué Sirve El ciprofloxacino – Dosis indicadas – Contraindicaciones – Recomendaciones


El ciprofloxacino es un tratamiento muy utilizado por la medicina, para tratar enfermedades provocadas por infección en la orina. En este artículo le daremos a conocer de qué se trata este medicamento y para qué sirve.

¿Qué es ciprofloxacino?

El ciprofloxacino es un antibiótico que pertenece al grupo de las fluoroquinolonas. Se considera que el mismo es semejante a otros fármacos como norfloxacino, moxifloxacino, ofloxacino, entre otros.

Por consiguiente, este fármaco contiene efectos bactericidas. Su principal efecto, en el organismo es de detener la replicación bacteriana del ADN, uniéndose con la enzima ADN girasa, la cual queda bloqueada, ante el proceso.

Este antibiótico actúa contra las bacterias Gram- negativo y Gram-positivo El mismo se puede administrar por vía oral, parenteral y tópica. Puede encontrarse con diferentes nombres comerciales; los más comunes son: Araxacina, Baycip, Ciproctal, Piprol, Felixene, Estecina, Rigoran, Cunesin, entre otras.

Este medicamento es comercializado, comúnmente en tabletas de 250 mg. 500 mg, 750 mg y 1000 mg.

¿Para qué sirve el ciprofloxacino?

Como se ha mencionado desde el comienzo, este medicamento es un antibiótico; por lo tanto, es utilizado para calmar enfermedades infecciosas. Principalmente se utiliza en patologías de infecciones urinarias y diarreas producidas por bacterias e infecciones de la próstata.

Para Qué Sirve El ciprofloxacino

Este medicamento tiene fuertes acciones contra bacteria. Comúnmente, se conoce que ataca bacterias fuertes como lo son: Escherichia coli, Salmonella. Proteus mirabilis, Enterobacteriaceae. También puede combatir la Haemophilus influenzae, Neisseria gonorrhoeae, Moraxella catarrhalis, entre otras más.

Las principales infecciones, en las que se usa este medicamento son:

● Cistitis

● prostatitis

● Pielonefritis

● Gonorrea

● Diarreas bacterianas

● Infecciones intraabdominales

● infecciones respiratorias

● fiebre tifoidea

● Infecciones de la piel, huesos y articulaciones

Cabe destacar, que existen otro tipo de antibióticos más fuertes para tratar dichas patologías. aunque esto pueda variar según lo requiera el paciente y el organismo lo tolere. Comúnmente este tratamiento es usado para prevenir infecciones y plagas.

Es importante dar a conocer que este antibiótico no funciona para combatir patologías como resfriados o cualquier infección viral. Además, no es correcto usar este medicamento, si no lo necesita realmente; porque esto podría ocasionar que cuando se presente una enfermedad para la que se requiera su uso, el medicamento no funcione.

¿Como se debe tomar este medicamento?

Al igual que los demás antibióticos, en necesario que antes de iniciar el medicamento consulte con el médico para que le dé la dosificación correcta según lo amerite su organismo (recuerda que no todos los organismos funcionan igual).

La cantidad de medicamento que el paciente debe consumir, puede variar según la enfermedad. Sin embargo, las principales dosis recomendadas son las siguientes:

● Infecciones Urinarias y cistitis: Se aconseja tomar 250 mg de cada 12 horas. En el caso de las mujeres el tratamiento dura 3 días; mientras que en los hombres durará 7 días.

● Pielonefritis: se debe tomar en dosis de 500 mg, cada 12 horas: en un tiempo de 7 a 14 días.

● Diarreas Infecciosas: Se debe adquirir 500 mg, una vez al día; por un lapso de tiempo de 3 a 7 días.

● Prostatitis aguda y crónica: Si el tratamiento fue indicado para mejorar esta afección, se debe adquirir una cantidad de 500 mg diarios. Por aproximadamente 6 semanas.

Se debe tener en cuenta que las dosis, normalmente pueden cambiar; dependiendo de la enfermedad para la que se administre y la capacidad de tolerancia del organismo, ante la presencia del mismo.

¿Qué ocurre si se olvida tomar una dosis?

En caso de olvidar una dosis debe adquirirla de inmediato. No es correcto que esto ocurra frecuentemente porque puede lograr que el medicamento no haga ningún tipo de efecto. se recomienda mantener un horario para administrar el tratamiento y evitar que ocurra olvidar dosis.

Interacción de ciprofloxacino con otros medicamentos

Como se ha venido mencionado, este tratamiento se debe tratar con precaución; ya que en interacción con otros medicamentos puede causar otro tipo de patología o no funcionar ninguno.

No se recomienda combinar ciprofloxacino con fármacos como antiácidos, sucralfato, multivitaminas, sevelamer, sulfato de hierro o sales de calcio. como es el caso del carbonato de calcio. Pues la combinación de estos tratamientos puede disminuir el efecto del ciprofloxacino.

En el caso, de los pacientes, que usan anticoagulantes, tampoco es aconsejable que use ciprofloxacino, porque, el mismo aumenta el efecto de la Warfarina y podría ocasionar elevaciones del INR.

De igual manera, en pacientes que estén consumiendo medicamentos antiarrítmicos, no deben ingerir ciprofloxacino; ya que esto les puede ocasionar riesgos de arritmia.

Es importante dar a conocer, que este tratamiento no interfiere en el efecto de las píldoras anticonceptivas. Pueden existir otros medicamentos con los que no se deben combinar; por ello ante cualquier duda se debe informar con el médico.

Precauciones

Antes de iniciar este tratamiento debe conocer las precauciones, para evitar cualquier contradicción. Es necesario que mantenga este fármaco lejos del alcance de los niños y a una temperatura ambiente.

Debe indicar al médico si el paciente es alérgico a este tratamiento o cualquiera de sus componentes; ya que esto puede ocasionar alegrías. De igual manera, es importante que dé a conocer al doctor si está tomando otros tratamientos.

Este medicamento se debe evitar por mujeres embarazad y en periodo de lactancia; debido a que el mismo es expulsado mediante la leche materna y le puede afectar al bebé.

En personas que padecen enfermedades como miastenia gravis, no se recomienda su uso, pues le puede agravar la enfermedad. De igual manera, si se padece de epilepsia, se corre el riesgo de que las convulsiones sean más continuas.

Efectos Secundarios

Entre los principales efectos secundarios, de este fármaco tenemos:

● Náuseas.

● Vómito.

● Dolor y malestar estomacal.

● Diarrea.

● Acidez.

● Pérdida de color en la piel.

● Picazón y secreción vaginal.

● Somnolencia.

● Cansancio y fatiga inusual.

● Fiebre.

● Sarpullido o alergias.

● Ampollas en la piel.

● Presión en la garganta.

● Tos continua y cada vez empeora.

● Dificultades al respirar y tragar.

● Desmayos.

● Pérdida del conocimiento.

● Inflamación en la cara, boca, ojos, garganta, manos, pies, tobillos.

● Sensación de temblor.

Entre otras enfermedades

En caso de presentar algún resultado no deseado, debe acudir de inmediato al médico para descartar o eliminar cualquier patología que se presente. De igual manera, se debe tener demasiada precaución y seguir todas las indicaciones del especialista, para evitar cualquier riesgo.

[simple-author-box]

Deja un comentario